Sexo Oral: Derechos y deberes

¡Tengo derecho a recibir sexo oral! Columna de Japi Jane

(c) askmen.com

Recuerdo con claridad la primera vez que recibí sexo oral de un pololo quien lo hacía con gusto. Fue un momento que me cambió para siempre la visión del sexo porque me di cuenta que el sexo no solo se trataba de la penetración y que había un mundo de placer para explorar. Después me tocaron otros pololos que no eran tan “fans” del cunnilingus y con ellos sentí la falta de esa actividad en las relaciones, pero es algo que mi marido disfruta y esa es una de las tantas razones por las que lo elegí. Pero últimamente me ha tocado escuchar a varias mujeres contar que sus parejas simplemente se niegan a hacerlo y ellas tampoco los presionan. Yo les digo que ¡se están perdiendo lo mejor de la vida!

Cunnilingus, sexo oral practicado a la mujer, y felatio, sexo oral practicado al hombre, hoy en día no son actos sexuales tabú en el mundo occidental, son parte del repertorio básico dentro de las relaciones estables. Si una mujer es parte de una pareja monógama de largo plazo y su par le priva del cunnilingus, se pierde una dimensión completa del placer…¡quizás para toda la vida! No es justo.

Les recuerdo las sabias palabras de Ian Kerner del libro Ellas Llegan Primero, contando una de las varias razones por las que la lengua es la mejor herramienta para entregar placer femenino: “El orgasmo femenino es complicado y a veces esquivo, y muchos hombres son incapaces de controlar el pene con la precisión necesaria para excitar a la mujer. Hacer el amor con el pene es como intentar dibujar una caligrafía con un marcador fluorescente….el pene, destinado a encajar en la vagina, puede tener una función instrumental en la procreación, pero eso no significa que sea el instrumento ideal para el placer.”

La principal razón que escucho de por qué a la gente no les gusta el sexo oral es por el sabor y el olor y esto es lo más simple de resolver – duchándose juntos antes o utilizando algún aceite de masaje con sabor a su elección para asegurar que será un agrado al paladar. Tengo la sensación que el tema de los olores es solo un pretexto y el problema de fondo es más complicado y tiene que ver con la vergüenza. Desde chicos aprendemos que los genitales son algo para esconder, entonces tiene sentido que a la hora del sexo, nos cuesta enfrentar de cerca estas zonas tan secretas. Nunca nos enseñan a apreciar la belleza de la vagina, más bien está considerada dentro de la cultura popular de manera negativa, como algo extraño y oculto. Por eso no me sorprendí incluso al escuchar en algunos casos que la falta de cunnilingus en la relación no tiene nada que ver con él, sino que ella por pudor no lo deja.

Me gustaría escuchar sus opiniones acerca de “visitar a los países bajos”. Para los y las que disfrutan, compartan sus experiencias. Pero para los que no lo practican o no lo reciben, cuéntennos el por qué. Cualquiera que sea el motivo de la falta de sexo oral, les invito a darle otra vuelta…como muchas otras cosas ricas en la vida, este es un gusto adquirido y vale la pena invertir el tiempo para lograr disfrutarlo.

Por Japi Jane