¿Has espiado a tu pareja?

womanspymain.jpg

(c) blog.timesunion.com

Ninguna mujer puede decir que JAMÁS ha espiado a su pareja. Según una encuesta de la firma argentina D’Alessio IROL el 94% de las personas confiesa que su pareja recibe mensajes de texto de “amigos” que le despiertan algún grado de sospecha.

Después de sentir esta inseguridad el paso a seguir consiste en esperar que la media naranja se vaya a duchar o salga a comprar el pan para tomar inmediatamente su móvil y comenzar el rastreo desesperado esperando encontrar la terrible traición.

Alguna vez, especialmente cuando paso por algún periodo de baja autoestima -que a cualquiera le pasa- confieso que he realizado esta mala práctica; lo reconfortable es que no he encontrado nada. Pero si no encuentras el mensaje de amor entre tu pareja y su “supuesta” nueva conquista piensas “¡borró los mensajes y las llamadas porque esto va más allá de lo que me imaginaba!”. Horrible paranoia que nace a partir de una inseguridad muchas veces infundada.

El estudio reveló que 37% de ellas se atreven a reconocer la violación a la vida privada del cónyuge, mientras que de los hombres sólo el 19% declara su falta a la ética y respeto por la pareja. Esto lo único que dice es que nosotras somos las más enrolladas, sin embargo, yo creo que más que rollo es tomar precauciones ¿o no?

Un amigo sufrió un molesto episodio producto de la tecnología, su ex le hackeo el Facebook y comenzó a hablar con todos sus amigos y “amigas” por si conseguía alguna conversación sospechosa. Mi amigo no se enteró de esto hasta que su relación terminó y la chica comenzó a desacreditarlo públicamente mediante su propio perfil de FB. Todo el mundo se enteró de lo desgraciado que era y lo maldito de su existir. Cosa que los amigos obviamos, pero el resto que no era tan cercano lo tomó como una advertencia.

Existen otras que hackean MSN, twitters, entre otros con el fin de descubrir verdades que generalmente sólo existen en sus mentes.

Fuente: El Clarín