Motor de partida

¿Disfrutas del sexo pero te cuesta tomar la iniciativa? Lee la nueva columna del sexólogo Rodrigo Jarpa.

coupleinbedcalendar.jpg

Queridas lectoras y lectores de Belelú, esta semana voy a hablar de un fenómeno que me toca bastante escuchar en la consulta. Siendo la falta de deseo uno de los motivos de consulta más frecuentes, existe un fenómeno que no cumple con todos los criterios para dicho diagnóstico, pero que tiene muchas cosas en común. Es lo que en conjunto con múltiples parejas hemos llegado a denominar: “falla en el motor de partida”.

Son pacientes, la mayoría de las veces mujeres, que no cumplen con los criterios de un tratsorno de deseo sexual hipoactivo, pero que rara vez toman la iniciativa, lo que muchas veces se ve traducido en una baja frecuencia sexual, pero una vez que logran comenzar; lo disfrutan, se excitan y la mayoría llega al orgasmo. Entonces me dicen “es como que lo que estuviera fallando fuera el motor de partida, pero una vez que parte; todo bien…”

Siempre es importante identificar si estamos hablando de deseo sexual hipoactivo, o es solo una etapa, o tiene cierto grado de diferencia de deseo con su pareja, o la rutina y la falta de novedad en el comienzo de los encuentros sexuales ha hecho que vaya perdiendo interés, o hay necesidades que no son consideradas, o siempre es él el quien toma la iniciativa y se va directo a tocarle el pecho o incluso a la penetración saltándose tooooodo lo anterior, etc.

Algunas preguntas que te podrías hacer para lograr diferenciar son: ¿piensas en sexo? ¿inicias tú las relaciones sexuales? ¿rechazas con frecuencia las aproximaciones de tu pareja? ¿te sientes con frecuencia carente de atractivo y poco deseable? ¿te masturbas? ¿podrías dejar fuera de tu relación el sexo si eso no causara problemas? ¿inventas excusas frecuentemente para no tener sexo? ¿te haces la dormida?.

También es importante ver si estás tomando algún tipo de fármaco de manera habitual: por ejemplo la gran mayoría de los antidepresivos, como la fluoxetina que es automedicada por muchos, tienen una influencia importante en la baja del deseo o en llegar al orgasmo. Aunque las causas de inhibicion del deseo son múltiples y pueden ser tanto orgánicas como psicológicas.

Pero si lo tuyo es solo falta de ganas algunas veces y sobre todo al comienzo, pero después disfrutas del sexo, es como cuando uno era chico y te perseguían para ir a bañarte, y una vez que te metías, te sacaban de la tina con los dedos arrugados… hay que buscar formas más atractivas de comenzar, quizás tomarse el tiempo que uno se tomaba al principio, con masajes, cariño, detalles, juegos-juguetes, tiempo… y no saltarse inmediatamente a lo genital, aunque algunas veces también puede funcionar bien, pero sabemos que las mujeres (y cada persona en particular) tienen otros ritmos y necesidades de las que tenemos que ser conscientes.

Por el sexólogo Rodrigo Jarpa.