Bailando con Jesús Luz

“Toy boy” de Madonna visita Chile.

jesusluz-2.jpg

Es que se van a morir cuando sepan donde fui anoche. Les juro que uno de los mejores eventos de mi vida, igual no he ido a muchos pero este fue increíble.

Imagínense una súper terraza en el Alto Las Condes más de 700 personas -cual de todos más producidos- hombres y mujeres luciendo sus mejores trajes y todos reunidos por una sola persona. La expectación era increíble, su nombre sonaba en cada conversación mientras esperaban ansiosos que apareciera.

Sin presentación, ni aspavientos con la música pegando fuerte se subió al escenario el “Toy Boy” -como lo llaman los medios amarillistas de todo el mundo- el chico que conquistó a la ídola de multitudes, la reina del Pop, el modelo de la reconocida marca Colcci ¡si él! obviamente saben de quien estamos hablando, Jesús Luz apareció en escena y como por instinto de saber que hay más allá la gente se agolpó alrededor de la pileta que lo separaba del público.

Es cierto que la situación tal vez se puede tornar patética porque en realidad este cabro de 22 años no tiene tanto brillo como lo pintan pero todos en ese lugar necesitaban saber, conocer, tocar al hombre que tiene a Madonna embobada. Yo creo que la mayoría de los asistentes son fanáticos de la diva, si era cosa de que tocaran una de sus canciones y la multitud gritaba.

Es impresionante el poder que la intérprete de Vogue puede ejercer en cualquier parte del mundo sin necesidad de estar presente, su alo, su aire se siente y eso me dejó muy sorprendida.

Jesús Luz por su parte no lo hizo nada de mal, yo no soy muy aficionada a la música electrónica, pero bailé sin parar todas sus mezclas. Tocó durante una hora aproximadamente y de vedad prendió el asunto. Yo andaba con un amigo que ya no podía estar más contento. Es fanático de Madonna y obviamente ama todo lo que tenga que ver con ella.

Igual no se puede negar que está bien bueno este jovencito, con un cuerpo fibroso bastante trabajado, un color de piel canela y sus rizos de niño bueno dejó a varias enganchadas.

El quórum fue excelente, muchos actores, periodistas, rostros, conductores de programas chilenos, modelos, socialités y no se que más pero la fiesta se convirtió en un desfile. A mi lo que más me gustó fueron los zapatos. Creo que nunca había visto zapatos más lindos, había para todo gusto, brillantes, opacos, de gamuza, cuero, tela, charol, etc.

Finalmente, Jesús Luz se fue, se terminó el abastecimiento de las dos barras que proveían de vodka a los invitados y los guardias comenzaron a acarrear a las gente para que por favor se fueran ya eran más de las 03:00 a.m. y pudieran comenzar a limpiar, algunos se enojaron y discutieron con los guardias porque el ego reinante estaba fuerte, pero al final todos se fueron a sus casas o a seguir la fiesta.