logo
Ejercicios para mejorar la circulación en las piernas
Actualidad 14/09/2021

Ejercicios para mejorar la circulación en las piernas

Luce unas piernas de envidia con estos ejercicios.

Mantenerse activo y, por lo tanto, evitar el sedentarismo tiene su recompensa. Y es que proporciona un efecto muy positivo en la salud, ayudando a aliviar algunas molestias en las piernas por problemas de circulación y actuando sobre enfermedades muy comunes como la diabetes, entre otros beneficios.

Actividades para mejorar la circulación sanguínea

Son ejercicios muy sencillos que se pueden llevar a cabo en casa:

1. Levantar y ejercitar las piernas

Consiste en colocar las piernas en alto, usando para ello un pequeño escalón de 20 centímetros de altura mientras permanecemos sentados en casa, en el trabajo o en otro lugar habitual. En esa posición, podemos realizar movimientos circulares con los tobillos o de flexión y extensión. Esto se debe hacer durante 5-10 minutos, realizando los ejercicios en 2 series de 15 repeticiones.

Al realizar esta actividad física, nuestros doctores nos apuntan que “vamos a ayudar al retorno venoso, ya que las venas por sí mismas no son capaces de enviar la sangre en sentido ascendente y necesitan de la contracción muscular”. Por eso, obtendremos un efecto muy positivo si realizamos esta posición de elevación.

2. Caminar de puntillas

Cuando andamos en esa posición, logramos estimular la contracción de los gemelos, que, al mismo tiempo, comprimen las venas, facilitando el retorno venoso. Esto se denomina bomba muscular y su activación influye de manera significativa en la circulación de las piernas.

Lo más adecuado es colocarse de pie y realizar la acción de ponerse de puntillas 10 veces sin caminar. Igualmente, se puede combinar con el mismo ejercicio realizado con los talones en lugar de usar las puntas de los pies, de modo que se contraen los músculos opuestos.

Por último, nuestros especialistas añaden que “el ejercicio de caminar de puntillas siempre es bueno, pero al realizarlo sobre una superficie blanda o irregular además estimularemos la musculatura de la planta del pie lo que va a contribuir a una mayor estabilidad de las fuerzas musculares”.

3. Pedalear desde el suelo

Se trata de imitar el pedaleo de la bicicleta; para ello tenemos que tumbarnos en el suelo, o en una superficie dura, levantar las piernas y simular el movimiento de pedaleo que haríamos subidos en la bicicleta.

De este ejercicio, se aconseja realizar 3 series de 10-15 repeticiones de forma enérgica para facilitar el retorno venoso. Eso sí, no se deben hacer movimientos bruscos con la espalda, puesto que esto podría acabar provocándonos daño.

Otro consejo de parte de nuestros especialistas es: “recomendamos apoyar completamente la espalda en el suelo o colchoneta, así como las palmas de las manos, con los brazos estirados a lo largo del cuerpo, y solo mover las piernas“. Además, es preferible realizar un movimiento de pedaleo menos amplio y tratando de controlarlo, en lugar de hacerlo rápido y descontrolado.

4. Mojar con agua fría los pies y los gemelos

Como broche final para la higiene diaria, se aconseja duchar con agua fría de los pies a las rodillasrealizando un recorrido ascendente, durante 2-3 minutos. Acerca de esto, nuestros doctores nos comentan que “el agua fría consigue una contracción tanto de los capilares como de los músculos, mejorando el circuito que recorre la sangre en esa zona”. En verano, puede resultar más agradable todavía en caso de varices.

5. Masajearse las piernas

Antes de irnos a dormir, un masaje en las piernas puede aliviarnos la sensación de pesantez. Nuestros especialistas nos recomiendan seguir estas pautas:

  • Empezar de abajo a arriba a lo largo de la pierna.
  • Rodear la pierna con las dos manos.
  • Apretar de manera suave y continua, o intermitente, hasta el muslo.
  • Usar geles fríos para lograr una mayor sensación de alivio en la pierna.
  • Realizar el masaje todos los días antes de meterse en la cama ayuda a aliviar el cansancio que se ha acumulado a lo largo de la jornada.

Más en Nueva Mujer: