logo
La atleta paralímpica que sobrevivió a la bomba con la que se suicidaron sus padres
Actualidad 03/09/2021

La atleta paralímpica que sobrevivió a la bomba con la que se suicidaron sus padres

Una historia que te inspirará.

Haven Shepherd sólo tenía 14 meses cuando sus padres, que mantenían una relación extramatrimonial, se ataron una bomba al cuerpo y sostuvieron a su hija en brazos en un intento de suicidio familiar en Vietnam.

Creyeron que si no podían estar juntos, debían morir todos. Ambos perdieron la vida por la explosión, pero la pequeña sobrevivió milagrosamente, aunque tuvieron que amputarle las dos piernas por debajo de la rodilla como consecuencia de las graves heridas. Pese a todo, no les guarda rencor por lo sucedido. 

 “Es una vida que nunca viví; no la recuerdo. Sólo perdí las piernas, podría haber perdido la vida”,

Una nueva oportunidad de vida

Recibió una segunda oportunidad al ser adoptada en Estados Unidos. Sus nuevos padres la acercaron al deporte, se inició en la natación, el crossfit y el modelaje. Pese a la tragedia, ella no guarda rencor.

Shepherd, de 18 años, debuta en sus primeros Juegos Paralímpicos compitiendo en los 100m espalda SB7 y en 200 estilos SB8 representando a Estados Unidos.

“He aceptado ser única y eso ha marcado la diferencia en mi vida”, comenta Shepherd.

Colabora con fundaciones que tratan de educar a los niños en el respeto y da a conocer el deporte adaptado.

“Sólo quiero mostrar a la gente que las personas con discapacidad somos como los demás. Los deportistas paralímpicos son atletas de alto nivel que casualmente tienen algún tipo de discapacidad física“, explica para medios internacionales Shepherd.

Modelo y compite en CrossFit también

En la piscina, Shepherd se siente libre en la “nada” del agua, dice. “Recupero mi zen”, reconoce. Entrena ocho sesiones de piscina a la semana e incluye el CrossFit en sus entrenamientos. También compite en él. Su ídolo es la también nadadora estadounidense paralímpica Jessica Long, 13 veces campeona paralímpica de natación y, como ella, doble amputada.

Más en Nueva Mujer: