logo
Nadia Ghulam, la mujer afgana que se hizo pasar por hombre para sobrevivir a los talibanes
Actualidad 25/08/2021

Nadia Ghulam, la mujer afgana que se hizo pasar por hombre para sobrevivir a los talibanes

Dejo su infancia de lado por un mejor por venir para su familia.

A los 8 años Nadia Ghulam pensaba que la palabra guerra era algo lejano, una especie de leyenda que contaban los adultos sobre un pasado lejano que ya no se repetiría en Afganistán, hasta que una bomba cayó en su casa y lo cambió todo para siempre.

El fuego y el impacto del estallido destruyeron su vivienda y la dejaron en coma y al borde de la muerte. Pasó los siguientes dos años deambulando por hospitales, pero eso era apenas el comienzo del infierno que se llevó la vida de su hermano, muerto en combate, y arruinó lo que quedaba de su padre con una enfermedad psíquica por estrés postraumático.

Al recuperarse se encontró con un país diferente en el que las mujeres ya no podían trabajar, ni estudiar, ni siquiera salir a la calle como lo hacían antes. El régimen de opresión talibán había marcado sobre todo a las de su género y a su vez​ su circulo familiar estaba demasiado golpeado como para poder reaccionar.

Así que fue Nadia la que, siendo apenas una niña, asumió que solo ella podría ayudar a sus seres queridos a salir adelante y la solución llegó con un disfraz: 

“Tuve que vestir como si fuese un hombre durante diez años para poder ayudar a mi familia”.

“Tuve que hacerlo para poder llevar un trozo de pan a mi boca y alimentar a mi familia”, agregó en una entrevista con CNN.

Llegó a España gracias a la Asociación para los Derechos Humanos en Afganistán pero su familia nunca pudo irse de Kabul. La diferencia es que, en esta ocasión las chances de sobrevivir son muy bajas.

Su familia reside en Kabul, donde los talibanes y otros grupos se pasean armados por todos lados.

Entran en las casas y las registran, e incluso roban. Hay mucha inseguridad y los afganos tenemos mucho miedo de la Guerra Civil”.

La tortura de ser mujer en Afganistán

“En mi familia hay varias mujeres, con lo que eso conlleva en mi país, y tengo la responsabilidad de ayudarlas. 

Las mujeres tienen más peligro en Afganistán porque los talibanes, cuando entran, lo primero que hacen es ir por estas.

Para ellos, la mujer deja de ser un ser humano y se convierte en una moneda de intercambio”, contó Nadia.

A lo largo de su estadía en Europa, Nadia se convirtió en una referente en materia de derechos humanos de su país. Escribió tres libros (traducidos en 14 idiomas) donde relató las miserias sufridas por su pueblo, pero ahora teme que toda esa historia de lucha por la paz convierta a su familia en un blanco del régimen talibán.

Más en Nueva Mujer: