logo
La historia de vida de la guerrera de plata Tamara Salazar
Actualidad 13/08/2021

La historia de vida de la guerrera de plata Tamara Salazar

Grandes mujeres no representan al rededor del mundo.

Tamara Salazar, una joven de 23 años que le dio a Ecuador la medalla de plata en levantamiento de pesas de 87 kg. Su triunfo se lo dedicó a su familia y a su comunidad.

Pusir Grande es una pequeña comunidad del Valle del Chota, ubicada en el límite entre las provincias de Imbabura y Carchi, la tierra de grandes deportistas ecuatorianos. En esta comunidad la gente se dedica de la agricultura en medio de carencias.

La historia de Tamara Salazar

Hace 8 años por curiosidad Tamara llegó al único gimnasio de la comunidad en donde comenzó a conocer más del deporte. A sus 12 años practicó atletismo, salto largo, salto triple; corría los 100 metros e integraba el equipo de postas, después de ver su potencial, su entrenador le aconsejó que ella podía incursionar en deportes más fuertes.

Fui ahí cuando comenzó un sueño dentro de halterofilia. Fue campeona nacional desde adolescente. Sumó varias experiencias deportivas que hoy en día le están permitiendo ver el fruto de su esfuerzo y se consagro como la guerrera de plata.

Su familia, un pilar fundamental

Proveniente de una familia incondicional conformada por cinco hermanos y sus padres que son parte de todos los triunfos de Tamara, siempre han estado en las buenas y malas y a quienes les dedica su nuevo triunfo.

“Los ocho estamos juntos siempre, en las buenas y las malas. Son mi orgullo y por ellos entreno todos los días”, expresó Tamara.

Guerrera de plata: Tamara Salazar

Tamara Salazar, se mostró fuerte y solida dentro de la prueba al no fallar en ninguno de los intentos en ambas modalidades, siendo la única atleta de la competencia en lograrlo.

Levantó un total de 263 kg (113+150) y Santana alzó 256 (116+140), a considerable distancia de los 270 kg de Wang (120+150), campeona de los Mundiales de 2018 y 2019. Convirtiéndose en la segunda medalla en halterofilia de Tokio-2020.

Más en Nueva Mujer: