logo
/ UnsplashEl machismo también los afecta: hombres viven enfermedades mentales en silencio
Actualidad 05/07/2021

El machismo también los afecta: hombres viven enfermedades mentales en silencio

Ellos no se atienden por miedo a mostrarse vulnerables

Un estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México reveló que los hombres enfrentan enfermedades mentales como esquizofrenia, déficit de atención, adicciones y las parafilias sexuales.

Benjamín Guerrero López, del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la UNAM, señaló que no le dan tratamiento a su salud mental por miedo a mostrarse vulnerables.

Las enfermedades mentales: cosa seria

Cuando hablamos de feminismo y roles de género no se abre solo la conversación hacia las mujeres y sus experiencias, también hacia los hombres y las nuevas formas de vivir su masculinidad.

El especialista detalla en un comunicado que los hombres no le dan importancia a su salud mental por varios factores.

Uno de ellos, y el más recurrente, es el miedo a sentirse vulnerables. Para demostrar su hombría viven en silencio depresión y otras enfermedades mentales.

Indicó además que el mal llamado “sexo fuerte” encuentra refugio en las drogas y el alcohol.

Lo que aumenta los problemas y los tapa, nunca se llega al centro, a lo que verdaderamente está causando las enfermedades mentales.

Romper con los estereotipos de género

Para el especialista de la salud uno de los primeros pasos es terminar con los estereotipos que ponen al hombre como un ser que no se queja ni se rompe.

Permear que todos necesitamos ayuda y que sin importar si se trata de un hombre o una mujer, las enfermedades mentales atacan y pueden llevar a la muerte.

De Machos a Hombres, una cuenta que busca sensibilizar sobre las nuevas masculinidades, destaca la urgencia de cambiar la forma en la que como sociedad percibimos el “ser hombre”.

Aquí algunos puntos sugeridos

Identificar los estereotipos negativos alrededor de los hombres y trabajar por eliminarlos.

Crean espacios seguros en los que los hombres puedan hablar de lo que sienten.

No guardar silencio cuando alguien se burla sobre una enfermedad mental y visibilizar que también son un problema que aqueja a los hombres.