Relatos Ensortijados: un viaje de reconciliación con la propia singularidad

Catherine Villota, a través de un exquisito relato literario, narra cómo la relación con su pelo rizado la hizo entenderse a sí misma y el valor real de ser única.

En los últimos años, se han hecho virales relatos de mujeres afro que han mostrado cómo el componente racial ha sido determinante para llevarlas a alisarse el cabello de forma dolorosa y cruel, so pena de ser discriminadas en espacios públicos y ciudadanos. Relatos Ensortijados: un viaje de reconciliación con la propia singularidad

Pero estas formas de violencia simbólica también se transmiten a las mujeres de todo origen y color: es como si tener el cabello rizado, ensortijado, símbolo encantador de singularidad- tal y como muchos otros- tuviera que ser aniquilado (o aplastado, literalmente) a través de planchas, queratinas y químicos dañinos. Y de paso, sumir a sus portadoras en un doloroso conflicto con ellas mismas al mirarse al espejo, en un proceso crucial para definir su identidad y relación con el mundo.

Relatos Ensortijados: un viaje de reconciliación con la propia singularidad

View this post on Instagram

¿Quién eres Caty en 250 palabras? Soy los rizos que nacen de mi pelo, unas veces ensortijados y resortados y otras veces tiesos y enredados. Soy del color del fuego entre amarillo y rojizo que se tiñe de tonos monocromáticos con acentos de colores vibrantes. Soy eso que llaman ecléctico, una combinación de elementos de aquí y de allá sin seguir reglas determinadas, pero con respeto por la esencia de cada uno de esos elementos. Soy la creatividad que fluye y se auto contiene, una maximizadora de sueños que se controla en un afán forzoso por saberlo todo. Soy el impulso matutino que se eleva y se conecta, y con el paso de las horas se adapta a un entorno fluido, dinámico y tosco. Soy la dificultad de autodescribirse, de pensarse a sí misma sin la presencia del otro quien descubre quién soy. Soy las historias de alguien más y soy mi propio relato, en mí hay algo de ellos y algo de lo vivido. Soy la utopía de una escritora que se encuentra en las palabras y se desconfigura en ellas. La aprendiz eterna e insatisfecha, pero llena de vida. Soy el reto de mí misma por ser yo en la fuerza creativa y ella en mí. #catyvillota #relatoademarca #relatosensortijados Ejercicio literario del @elconsultorioliterario Foto @felipeloaizafoto MUA @paularestrepo.makeup

A post shared by Caty Villota/Relatos de Marca (@catyvillota) on

Esto lo plasmó la comunicadora de moda y creadora del emblemático portal de moda Fashion Radicals, Catherine Villota, a través de su seudónimo, Kate Villota, en su libro “Relatos Ensortijados, Kate y su pelo”, precioso relato visual donde la mujer se encuentra con la niña, la adolescente y la joven que fue para mostrar cómo la relación con su pelo y con personas importantes de su vida le dieron un camino, nunca siempre en línea recta, siempre lleno de nuevas preguntas, para preguntarse por qué un rasgo que a claras luces es encantador es símbolo de conflicto para tantas mujeres como ella, que antes de reconocerse fueron presas de dispositivos y tratamientos para negar su propia esencia.

PUBLIMETRO habló con Villota sobre su libro.

¿Cuál fue tu ángulo para tratar este tema? ¿Por qué es este ángulo tan íntimo?  

Mi ángulo como bien lo mencionas es muy íntimo, es muy mio, pero te cuento que muchas lectoras se han identificado crespas y no crespas. Supongo que casi todas pasamos por las emociones de amor y odio frente al pelo crespo o hacia alguna otra cosas de nosotras mismas.

Hay un tema de no aceptación a ser diferentes a las otras, en el caso del pelo: a que este requiere un manejo especial y no hay muchas opciones (bueno antes era peor, ahora hay más) en el mercado de la belleza para las crespas. Qué no hay muchos iconos con el pelo crespo.

Que el pelo rizado es salvaje y creo que a la mayoría (sociedad) les gusta controlar lo salvaje, entonces quise contar que mi pelo me define y me da valor y fuerza como mujer.

Y que reconectar con él como sello de identidad es inspirador, porque el pelo es una excusa, puede ser cualquier otra cosa, otra parte del cuerpo, puede ser una forma de ver la vida, que es diferente y que amamos y odiamos eso en nosotros y que solo al reconocerlo como valor logramos la libertad.

-Una de las partes más conmovedoras de tu libro fue el hablar de tus padres y tu orfandad. ¿Cómo fue escribir de esos procesos familiares tan duros? 

Para mí fue cerrar el duelo, fue darle magia al dolor de quedar huérfana. Fue reencontrarme con ellos y saberlos en mí, es decir que son en mí y que no han muerto. Fue también reconciliarme con ellos porque uno ama y odia al mismo tiempo a su padres (es decir en momentos) entonces encontré la manera de perdonarme a mi misma por ello.

"Quise contar que mi pelo me define y me da valor y fuerza como mujer.  Y que reconectar con él como sello de identidad es inspirador, porque el pelo es una excusa, puede ser cualquier otra cosa, otra parte del cuerpo, puede ser una forma de ver la vida, que es diferente y que amamos y odiamos eso en nosotros y que solo al reconocerlo como valor logramos la libertad"

-Kate habla con la persona que fue, es y ha sido durante varias etapas de su vida alrededor de la relación con su pelo. ¿Cuál fue la etapa más compleja con la que entablaste un diálogo? 

El diálogo más difícil fue con la pequeña Kate porque fue el primero, el que dio aliento a los demás. Kate me fue guiando, me llevaba de la mano a contar historias, a darles ficción por ejemplo, porque hay muchas cosas que no pasaron, pero fue Kate quien las fue revelando en la escritura.

-Luego de la última experiencia que cuentas en el libro, que es la más contundente a la hora de dejar ir, ¿cuándo comenzaste a darte cuenta de que existían otras mujeres que pasaron por lo mismo que tú y cómo fue tu proceso para ver información que te daba confianza y seguridad sobre tu pelo?

Eso fue de verdad duro, pero divertido, ahora hay mucha información y tener acceso a ella es un privilegio, pero también agobiante. Descubrir lo de los tipos de pelo crespo fue sorprendente, revelador y me dio rabia, pero luego dije: “Bueno, por lo menos ahora una mujer y/o niña de pelo crespo tiene más herramientas para manejar y aceptar su pelo. Lo que me lleva a decir que lo que te hace única, no es raro ni es feo, ni es extraño, es solo algo que la gente no sabe qué es y que algún día lo sabrán y lo aceptarán, pero mientras eso pasa dale el valor que se merece la autenticidad, el valor de hacerte quien quieras ser”.

relatos ensortijados kate villota

-¿Cómo ayudó la moda, de manera personal y profesional, en tu proceso? 

Mucho:  la novela es muy descriptiva, soy  muy visual como la moda, está llena de detalles en la ropa, colores, siluetas. Está en el episodio con mi madre, por ella me apasiona este universo de la moda.

-¿Qué sientes al ver que hoy hay más referentes para las mujeres que aún luchan con su cabello, tanto en el mundo digital, pasando por el mundo de las celebridades, hasta la ficción?

Me da mucha alegría, la diversidad es libertad.

-¿Por qué escribiste este libro?

Porque como todos, quería hacerlo, todos hemos soñado con escribir un libro y porque la escritura se ha convertido en mi ejercicio de meditación. Además, me divierto mucho. Pero en realidad mi propósito es conectar con otras mujeres e invitarlas al ejercicio de autoconocerse y de fortalecer su sello de identidad. Llámese pelo, piernas, cejas, pecas, orejas, forma de ver la vida, pensamientos.

kate villota relatos ensortijados

-¿Crees que en Colombia falta aún aceptación para la diversidad de apariencias, o que ya se está abriendo espacio para que lo no normativo deje de ser violentado, excluido o mirado con rareza? 

Falta, pero ya hay camino. Aún hay mujeres que no pueden ir a la oficina con su pelo crespo, o cuando hay ocasiones formales se lo alisan porque crespas se ven más casuales (salvajes diría yo) O que van a la peluquería y el estilista solo siente que las deja lindas cuando les hace el blower y no al natural.

El pelo crespo es salvaje y eso no es tan fácil de aceptar, pero en realidad es la mejor parte de este concepto porque lo salvaje como dice Clarissa Pinkola Estés: "El mundo está lleno de muchas clases de belleza, la alegría de la vida es la diferencia a la cual todas las mujeres tenemos derecho. Porque pensar que solo existe una clase de belleza es negar lo hermoso de la naturaleza”.