Johana Bahamón cambia el imaginario de los presos de Colombia en un espacio cultural y de reconciliación

La galardonada activista concentra todos los esfuerzos de su fundación, Acción Interna, en un espacio físico que concentra todas las actividades con los que ha dado segundas oportunidades a los presos en Colombia.

Johana Bahamón se ha convertido en un ejemplo para muchas personas alrededor del mundo. Esto, gracias a su imparable trabajo en las cárceles del país que desde el 2012 ha logrado beneficiar a 40 mil personas privadas de la libertad y cerca de 2 mil que ya la recuperaron.

Durante este tiempo se ha dedicado a cambiar las condiciones precarias de muchos presos en Colombia, que no solo se enfrentan a la deshumanización por sus difíciles condiciones en los centros penitenciarios, sino también a la deshumanización simbólica a través de los prejuicios y la estigmatización por parte de la sociedad.

Así, a través de su fundación  Acción Interna, ha gestado proyectos en cerca de 30 cárceles del país, se ha enfocado en el arte por medio de festivales teatrales y en el emprendimiento. Todo esto, a través de la llamada ‘Agencia Interna’ que se dedica a temas de publicidad, también a una barbería, talleres de confección, entre otros.

Y es que precisamente con el reto de cambiar la mentalidad de la sociedad ante los internos, se lanzó la Casa Acción Interna, un nuevo espacio enfocado en proyectos productivos para las personas que recuperaron su libertad.

¿Qué hay en la Casa Acción Interna?

En la calle 32A #18-17 en la localidad de Teusaquillo, no solo hay un restaurante, barbería, call center, estudio de tatuajes, proyecto de confección, teatro y hasta la agencia de publicidad, allí también están los miles de sueños de las personas que lograron una segunda oportunidad. Está llena de los valores de la inclusión, la reconciliación, la empleabilidad y la productividad de todas las iniciativas que se promueven allí.

Según Johana Bahamón, directora de la Fundación Acción Interna, “este lugar es una nueva puerta que se abre para las segundas oportunidades. Esta es nuestra nueva casa de la Fundación Acción Interna, el primer centro productivo de segundas oportunidades”, asegura la activista, quien agrega que en este espacio la población civil será parte del proceso de intervención y resocialización al acceder a los servicios ofrecidos por los beneficiarios: “Nuestra casa es su casa”.

Restaurante

Desde la fundación ya van seis años en los que han formado a pospenados y privados de la libertad en preparación de alimentos y conocimientos básicos de cocina. El Restaurante Interno ha tenido resonancia mundial y  fue elegido por la revista Time como uno de los 100 mejores lugares del mundo para comer y visitar. Este, que obtuvo prestigio en la escena gastronómica de Cartagena, ahora se trasladó a Bogotá.

Gilberto Forero es el pospenado encargado de esta área y  dice que allí no solo encontró una oportunidad para capacitarse sino una segunda oportunidad para cambiar su vida:  "Soy una persona que invita a los demás a creer que sí es posible, gracias a este proyecto siento que he vuelto a renacer" le contó a PUBLIMETRO

Barbería

Este lugar nació hace dos años en la cárcel Modelo, con el fin de tener un espacio digno para el cuidado personal de las personas privadas de la libertad.

Alejandro Hernández, quien lo lidera, encontró en este oficio una manera de ver el mundo de otra forma. Así es como  participa activamente en los diplomados de belleza y moda que organiza la Fundación Acción Interna y trabajó en la adecuación de este espacio que le permitirá salir adelante.

"Al principio no tienes claro donde vas a terminar, pero tal y como comienzas te das cuenta que es la profesión que te da la felicidad. Me encanta mi trabajo" aseguró.

Teatro

El trabajo de la fundación nació en gran parte gracias a este segmento cultural. Ahora, con un espacio  en esta casa, se realizarán actividades relacionadas con el arte vista como una herramienta, no solo sanadora desde el propósito ocupacional, sino liberadora a través de la catarsis emocional que requiere.

Será Sindy Barreto, una pospenada que hace parte de este trabajo desde hace siete años, quien se encargará de esta labor para fortalecer el autoestima y dar un impulso transformador a los internos y pospenados.

Taller de confección

Sacar a flote la marca de ropa 'Libre' será el trabajo de Libis Álvarez, una cartagenera que estuvo privada de la libertad durante tres años, mientras estuvo pagando su condena. Libis  fue la presidenta de la primera empresa asociativa de trabajo (EAT), un proyecto enfocado en fomentar el emprendimiento y la creación de empresa desde la formalidad.

Ahora, con su primera colección a la venta que incluye camisetas, sacos y sudaderas, espera encontrar una ventana para visibilizar su trabajo y el de quienes la apoyan y aún están privadas de la libertad.

Tatuajes

Como parte de una apuesta innovadora, este espacio se caracteriza por apostarle a una actividad y espacio de interés para la población objetivo, teniendo como fin la desestigmatización.

Este estudio será liderado por profesionales con capacitaciones y mentorías de personas pospenadas.

Otros

Un call center que tiene como propósito generar empleabilidad y darles herramientas para vinculaciones laborales, es el fin de este espacio.

Además, la agencia de publicidad continuará haciendo su trabajo con campañas para empresas que han creído en las segundas oportunidades.