#TheBeautyBlendIns: El reto de maquillaje que divierte y empodera en redes sociales

Cada sábado, decenas de mujeres en Twitter Colombia se maquillan gracias a un reto que hace aflorar su creatividad, inventiva y sobre todo, amor propio.

El maquillaje es una práctica cultural que ha generado identidad de manera individual y colectiva desde hace miles de años. #TheBeautyBlendIns: El reto de maquillaje que divierte y empodera en redes sociales

Pero también es una forma de arte que en la era digital, y sobre todo en tiempos de pandemia, se ha erigido como una forma de expresión individual en la que hombres y mujeres pueden desafiar su creatividad, sentirse bien con ellos mismos y donde se ha creado una comunidad que cada sábado, en Twitter Colombia, muestra la inventiva de las personas que cada semana participan en el reto #TheBeautyBlendIns.

#TheBeautyBlendIns: El reto de maquillaje que divierte y empodera en redes sociales

Este es creado por dos amigas y amantes del maquillaje, Carolina Sánchez Zaldúa y Paula Chaparro Rojas, este reto siempre evoca un tema.

Puede ser de época, como el Antiguo Egipto, los años 70  u 80 o una expresión cultural como la industria cinematográfica de la india, Bollywood.

Ya con más de 100 personas participantes, este es un -diríase que- ritual semanal para muchas personas que aman caracterizarse o que se animan a subir sus fotos en redes más allá del look habitual.

Carolina y Paula, quienes empezaron en el mundo del maquillaje de formas distintas, se acercaron a este de manera autodidacta y poco a poco esta práctica se convirtió en una pasión. Y al seguirse en Twitter compartieron técnicas e ideas, para comenzar a hacer un reto que en mayo hicieron público y abierto.

Su nombre salió del juego de palabras de Beauty Blender (instrumento de maquillaje) y la expresión inglesa de mezclarse.  PUBLIMETRO habló con sus creadoras sobre este hashtag/ reto (llevan diez)  que ya es un imperdible para varios internautas colombianos

¿Cuál reto ha sido el más emocionante para cada una de ustedes? 

Carolina Sánchez Zaldúa (CSZ) : El reto que más me emocionó fue el de Bollywood porque era algo completamente diferente, además siento que nos dio a varias la oportunidad de conocer un poco más algo de una cultura tan alejada como la de la India que es tan llena de contrastes y tan romantizada al mismo tiempo, ocultando sus profundas desigualdades.

Paula Chaparro Rojas (PCR) : Para mí el más emocionante ha sido el de los 80. Es mi década favorita, y además el recibimiento y la participación fueron asombrosos.

"Lo más emocionante es ver a muchas chicas de diferentes orígenes, personalidades y estilos desarrollar una habilidad por el maquillaje que quizá nunca habían explorado, además que el reto le da la posibilidad de experimentar con looks que quizás jamás usarían en la vida real"

-¿Qué es lo que más les emociona de ver a las personas intentar el maquillaje que proponen?

CSZ: Lo más emocionante es ver a muchas chicas de diferentes orígenes, personalidades y estilos desarrollar una habilidad por el maquillaje que quizá nunca habían explorado, además que el reto le da la posibilidad de experimentar con looks que quizás jamás usarían en la vida real. Muchas además nos arriesgamos combinando la ropa también. Así, se ha vuelto una actividad que pasa por el maquillaje pero no es solo el maquillaje: ven tutoriales, leen al respecto, buscan que ponerse, buscan el mejor ángulo para la foto, tanto aprendizaje para una sola actividad anima mucho.

PCR: Tengo varias amigas cercanas que nunca se interesaron por el maquillaje antes, y ahora, gracias a esto, están comprando sus cositas, están descubriendo los colores que les quedan bien, y se sienten bonitas participando cada semana en el reto. Eso es lo que más me emociona. Estar con Caro detrás de una actividad con la cual algunas personas se sienten mejor consigo mismas.

-¿De dónde sacan los retos?

CSZ: De nuestros gustos personales:  por ejemplo a mi me encanta  la estética de las pin- up girls y por eso hicimos ese, también quería aprender la técnica de halo eyes y en el reto varias lo aprendimos juntas. Últimamente, tomamos más en cuenta los retos que nos proponen en Twitter porque también es importante que la gente se sienta escuchada.

PCR: Lo gracioso es que generalmente cuando hablamos tras bambalinas antes de lanzar los retos, ya la otra los había pensado también. Hay una sincronía especial entre ambas, y un apoyo incondicional.

-Han tenido críticas por apropiación cultural, entre otros temas, por los retos. ¿Cuál es su posición ante las mismas?

CSZ: No siento que estemos en la obligación de defender una idea de ataques que muchas veces pasan primero por la ofensa que por el rigor. Esto no es solamente maquillarnos, sino que cada vez que lo proponemos damos un contexto. En lo personal, creo que eso suscita la curiosidad de la gente que nos sigue y permite a los participantes tomarse libertades con sus looks a partir de lo que investigan, no creo que eso sea despreciable porque esto no es un ejercicio académico.

PCR: Además, hay una gran diferencia entre apropiación cultural y apreciación cultural, y el foco de nuestro reto era la industria cinematográfica de Bollywood, fuertemente influenciada por múltiples culturas. No estábamos haciendo una parodia, ni sacando provecho económico con nuestra actividad.

– ¿Cómo se sienten al ver que cada vez más personas se unen a los retos? 

PCR: Nos ENCANTA ver el alcance que ha tenido el reto. Nos sorprende, porque no somos influencers, y ese interés en el maquillaje lo logramos nosotras, un par de peladas encerradas en la casa que solo tuvieron una idea, y no grandes gurús del maquillaje con más audiencia. Nos emociona mucho.

– ¿Qué esperan seguir generando con los retos de maquillaje en el futuro?

CSZ: Esperamos generar curiosidad, que la gente que ha comprado su maquillaje y sus cosas para el reto siga haciéndolo por ellos mismos y que no teman en probar cosas nuevas y a integrar otros tipos de maquillaje a su expresión como individuos. Que se sientan hermosas, que lo hagan no para lo que digan los demás sino para que se vean en el espejo y digan “¿ese maquillaje tan divino me lo hice yo sola?” ESO.