"Por trabajar en la tele me llegan todo tipo de prejuicios a diario": Millaray Viera reflexiona sobre el challenge del momento

La animadora reveló que ha sufrido críticas de otras mujeres y que se necesita mayor sororidad.

En el contexto del desafío viral del momento, "Challenge Aceppted", que busca reivindicar los derechos de las mujeres visibilizar el apoyo entre nosotras, Millaray Viera reflexionó con un potente mensaje sobre la importancia de, además de sumarse a este desafío en redes sociales, ponerlo en práctica en las acciones cotidianas.

La animadora de Chilevisión no quiso quedarse solamente en el hashtag y la foto en blanco y negro, y compartió sus profundos pensamientos acerca del compañerismo entre mujeres.

"Me tomaré la atribución de agregarle algunas palabras para todas mis compañeras de género que ven en este desafío un hermoso acto de sororidad: Que no se nos olvide este sentimiento a la hora de hacer prejuicios estereotipados, que van mucho más allá de juzgarnos por nuestra apariencia o vestimenta", comenzó relatando. 

La animadora reveló haber sufrido críticas de todo tipo basadas en su trabajo en la televisión, las que van desde su rol como madre, hasta su trabajo diario.

"X trabajar en la tele me llegan todo tipo de prejuicios a diario y a pesar de que creo que me he hecho fuerte para enfrentarlos (no siempre), me hacen tomar consciencia de aquello a lo que nos enfrentamos las mujeres todo el tiempo. Si bien la mayoría de esos juicios vienen de mujeres prisioneras de ideas machistas y sin sustento, debo decir que las que alzan la voz para defender con vehemencia de estos ataques disfrazados de santa moral, son en su mayoría mujeres también, mujeres empáticas, generosas y luchadoras, tan cansadas como yo de estos prejuicios", explicó.

Viera cree que los juicios de valor entre mujeres deben terminarse, sobre todo, cuando están basados en especulaciones.

"Juicios de una madre a otra, por no criar a sus hijos como ella lo haría y llamar “valores” a aquello que según su prisma lo son, no entendiendo que todas somos diferentes. Juicios e interpelaciones a las que no quieren ser madres. Juicios a las que se mantienen en una relación de pareja abusiva y arrastran a sus hijos a ello, “le debe gustar que la traten así” y a la vez juicios a las que salen de una relación que sin saberlo puede ser insana “porque es una inestable, una loca y le hace daño a los hijos separándose”, juicios que jamás se le hacen a un hombre. Juicios por volver a emparejarse y exponer a tus hijos al terrible suplicio de verte feliz y amada. Juicios x flacas, x gordas, x no querer salir con nadie, x vivir la sexualidad libremente. Juicio a la que ama a una mujer. Juicio a la que le tiene miedo a vivir y lo hace a la sombra de alguien, juicio a la que es libre y no depende de nadie. Juicio a la que habla fuerte, a la que opina claro", agregó.

"¡No lo miren tanto!”: Camila Hirane arrasa con foto de su hermano en Instagram

La actriz compartió una foto con su hermano para celebrar su cumpleaños.

Finalmente, Millaray hizo un llamado a apoyarnos entre nosotras entre mujeres. "Utilicemos esta sororidad generalizada que nos ha regalado el recuerdo de Antonia y digamos #NoMasJuicios #NoMasPrejuiciosEsteriotipados y les propongo que cuando de aquí en más veamos a alguna mujer siendo juzgada, la defendamos! No callemos! Demostremos que somos más".

View this post on Instagram

#desafioaceptado x @flacapelusa Me tomaré la atribución de agregarle algunas palabras para todas mis compañeras de género que ven en este desafío un hermoso acto de sororidad: Que no se nos olvide este sentimiento a la hora de hacer prejuicios estereotipados, que van mucho más allá de juzgarnos por nuestra apariencia o vestimenta. X trabajar en la tele me llegan todo tipo de prejuicios a diario y a pesar de que creo que me he hecho fuerte para enfrentarlos (no siempre), me hacen tomar consciencia de aquello a lo que nos enfrentamos las mujeres todo el tiempo. Si bien la mayoría de esos juicios vienen de mujeres prisioneras de ideas machistas y sin sustento, debo decir que las que alzan la voz para defender con vehemencia de estos ataques disfrazados de santa moral, son en su mayoría mujeres también, mujeres empáticas, generosas y luchadoras, tan cansadas como yo de estos prejuicios. Juicios de una madre a otra, por no criar a sus hijos como ella lo haría y llamar “valores” a aquello que según su prisma lo son, no entendiendo que todas somos diferentes. Juicios e interpelaciones a las que no quieren ser madres. Juicios a las que se mantienen en una relación de pareja abusiva y arrastran a sus hijos a ello, “le debe gustar que la traten así” y a la vez juicios a las que salen de una relación que sin saberlo puede ser insana “porque es una inestable, una loca y le hace daño a los hijos seprándose”, juicios que jamás se le hacen a un hombre. Juicios por volver a emparejarse y exponer a tus hijos al terrible suplicio de verte feliz y amada. Juicios x flacas, x gordas, x no querer salir con nadie, x vivir la sexualidad libremente. Juicio a la que ama a una mujer. Juicio a la que le tiene miedo a vivir y lo hace a la sombra de alguien, juicio a la que es libre y no depende de nadie. Juicio a la que habla fuerte, a la que opina claro. Utilicemos esta sororidad generalizada que nos ha regalado el recuerdo de Antonia y digamos #NoMasJuicios #NoMasPrejuiciosEsteriotipados y les propongo que cuando de aquí en más veamos a alguna mujer siendo juzgada, la defendamos! No callemos! Demostremos que somos más.

A post shared by Millaray Viera (@millarayviera) on