Mascarillas de tela podrían prevenir nuevas olas de contagio de coronavirus, según estudio

La Universidad de Cambridge realizó la investigación

Con la llegada del coronavirus SARS-CoV-2 y la zozobra causada por la pandemia, fueron muchos los debates generados acerca del uso de la mascarilla y su efectividad para prevenir el contagio. Un estudio reveló que este método de protección podría evitar nuevos brotes.

Luego de que varios países flexibilizaran las medidas preventivas contra el contagio del virus, muchos de estos han tenido que retomar mecanismos estrictos por aumentos en los contagios.

Más complicaciones y riesgos: así afecta el coronavirus a los fumadores

Un estudio determinó que el tabaquismo representa más vulnerabilidad

Esto ha hecho que los especialistas se pregunten cuáles son  los métodos verdaderamente efectivos para contener el virus y mantener aplanada la curva de contagios hasta hallar una vacuna.

Uso de mascarillas pueden evitar nuevos brotes de coronavirus

mascarillas y pruebas PCR falsificadas

Un estudio realizado desde la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, reveló nuevas evidencias que apuntan hacia que los cubrebocas podrían ser esenciales para evitar nuevos brotes.

Según la investigación, los cubrebocas disminuyen las posibilidades de propagación, especialmente si se usan junto a otras medidas de protección, según reseñó la BBC.

Además, las conclusiones señalan que, aunque la efectividad sea limitada, las mascarillas de tela “pueden reducir "dramáticamente" la tasa de transmisión si las usa un suficiente número de personas”.

Erupciones en los dedos, otro posible síntoma del coronavirus que está alertando a los dermatólogos

Los síntomas más comunes son la tos seca, fiebre y dificultad para respirar.

"Si el uso generalizado de máscaras por parte del público se combina con distanciamiento físico y cierto confinamiento, puede ofrecer una forma aceptable de manejar la pandemia y reabrir la actividad económica mucho antes de que haya una vacuna", explicó Richard Stutt, investigador de epidemiología en la Universidad de Cambridge y coautor del estudio.

Te mostramos en video: