5 lecciones que entiendes cuando pasas los 25 años y ahora agradeces

Hasta que pasan los años no entiendes lo que tanto escuchaste.

De niño sientes que entre más años cumplas más tendrás el control de lo que sucede en tu vida. Parece que los adultos tienen todo resuelto, que son las personas que siempre resolverán todo, y aspiras a tener esa sabiduría. 

Pero conforme pasa el tiempo te das cuenta que no es tan sencillo. En la adolescencia descubres esa farsa de "los adultos perfectos", y causa tanta molestia que comienzas a retarlos dándote cuenta de tu propia voz. 

Y sin embargo, cuando creces aún más vuelves a perder ese orgullo que un día te llenó.  Porque te das cuenta que la edad no otorga conocimiento, ni madurez. Es la experiencia trabajada lo que puede ayudarte a usar las lecciones del pasado como herramientas para el futuro.

También lee: 10 señales que no estás hecho para tener hijos y eso está bien

1.- La vida es más difícil de lo que pensabas

La vida no da descansos, hay obstáculos, y no hay tiempo para procesarlo. Tienes que lidiar con tus sentimientos, y tus dolores mientras todo sigue corriendo teniendo que ponerte al corriente.

¿Lo peor? Con los años va creciendo la responsabilidad que tenemos, y los conflictos a resolver son mucho más grandes de lo esperado.

2.- Aprendes a dejar de juzgar tanto

Hay una edad en la que crees entender ya como funciona el mundo. Con una mente algo idealista crees que jamás cometerás ciertos errores, ni caerás en los vicios que tanto criticaste. No obstante, poco a poco te vas envolviendo y comienzas a entender el porqué de esas acciones. ¿La solución? Es momento de dejar de juzgar tan duro a tu alrededor porque un día serás medida con esa misma vara.

amigas

3.- Valoras el tiempo más que nunca

¿Recuerdas esas horas muertas con las que ya no sabías qué hacer? Ahora el tiempo se vuelve el tesoro más preciado, y lo poco que tienes lo usas para descansar o para estar con la gente que realmente amas.

Ya no pasas el tiempo con cualquiera, solamente pocos son quienes merecen esas horas que nunca son suficientes.

4.- Dejas de buscar al «chico malo»

Afortunadamente ya tenemos una Era de la información que nos ha comenzado a informar de todos esos comportamientos tóxicos que llegamos a romantizar. Ya no queremos al hombre rudo que nos romperá el corazón. A esta edad no hay nada más sensual que alguien con estabilidad y con un plan claro de vida.

amigas

5.- Entiendes que la paz interna es mejor que la diversión

Cuántas veces en la juventud no sacrificamos la paz mental por horas de diversión. Qué importaban los regaños, las crudas morales o los desvelos cuando habíamos pasado una gran noche llena de risas.

No obstante, entre más caos entiendes que lo mejor que puedes aspirar es a una paz mental. ¿Te ha sucedido esto?

Te recomendamos en video: