Así será "ir a pensar al tianguis" en la Nueva Normalidad

Algo que paro los mexicanos es tan común, también sufrirá modificaciones como secuela de la pandemia mundial

Los mercados son parte de la cultura mexicana. Son el espacio en el que no sólo se va a comprar, también se va a "pensar y a pasar un rato".

También conocidos como "tianguis", estos espacios se han vuelto parte de la historia de la ciudad, Carlos Monsivais decía que eran la "subsistencia de la calle".

En México tenemos tianguis en los que compramos frutas y verduras, espacios en las calles que lo mismo venden garnachas que postres.

Cuando el coronavirus azotó a México, estos espacios fijos y sobre ruedas se vieron afectados. Por ejemplo, el mítico Mercado de Jamaica, que vende flores, frutas y verduras cerró sus puertas el 10 de mayo para evitar que se abarrotara de gente como es tradición.

Los mercados sobre ruedas dejaron de poner sus lonas rosas, rojas y amarillas para evitar las aglomeraciones.

Ahora, con la Nueva Normalidad que nos dejó la pandemia, "ir a pensar al tianguis" como ese video viral de una joven que lloraba por querer ir a comprar al tradicional mercado de los domingos, será muy diferente.

 la nueva normalidad

Los mercados en la Nueva Normalidad

Los puestos ya no estarán ubicados tan cerca, las autoridades han pedido tres metros de distancia entre uno y otros.

Tanto las personas que atienden como quienes visitan los mercados deben portar cubrebocas.

Todos los puestos deben tener gel antibacterial y hacer uso de él.

Mientras el semáforo esté en roja solo estarán los puestos que provean productos de la canasta básica y alimentos sólo para llevar.

Con el paso a la siguiente fase podrían incorporarse otros puestos como los de jarcería, venta de ropa y diversos productos no esenciales.

La contingencia no ha pasado 

Mientras el semáforo de la ciudad siga en rojo el Gobierno de la CDMX pide a los usuarios:

Mantener reglas de distanciamiento físico y uso de equipo de protección (cubrebocas), tanto en espacios públicos, transporte, zonas de atención pública y áreas de trabajo.

Mantener el confinamiento de poblaciones vulnerables con efectos más graves ante el virus con apoyos presupuestales a quienes lo requieren dentro de estos grupos.

Quedarse en casa hasta que las autoridades den indicaciones. "No es un fin del confinamiento, es su relajación en actividades, espacios y poblaciones que impliquen una reactivación económica con minimización de contagios", señala el plan de la Nueva Normalidad.