Buscan en los anticuerpos de una llama la cura del Covid-19

Científicos estiman que si el experimento sale perfecto podrían tener una droga aprobada en un año.

Una peluda llama que vive en una granja laboratorio de Bélgica, pasta tranquila, sin sospechar que guarda en sus células lo que podría ser un prometedor tratamiento contra el covid-19.

Según lo cuenta la BBC, a la llama cuyo nombre es Winter (invierno), en el año 2016, le inyectaron proteínas espiga de SARS-CoV-1 y de MERS-CoV, dos coronavirus de esa época, muy parecidos al actual.

El coronavirus no se iría nunca: OMS manifiesta que podría volverse endémico

Los representantes de la organización manifiestan que debe evitarse poner las expectativas sobre una fecha donde finalicen los contagios.

 

Daniel Wrapp, investigador del Departamento de ciencias moleculares de la Universidad de Texas , y autor del estudio, notó Winter desarrolló nanocuerpos con potencial para detener la infección del SARS-CoV-1.

El sistema inmune de los humanos no produce esos nanocuerpos, por lo que el estudia apunta a crear un tratamiento con esos anticuerpos de animal en personas.

Ante ello, cuatro años después, hicieron nuevos experimentos para ver qué tan efectivos resultan esos nanocuerpos contra el Síndrome Respiratorio Agudo Severo SARS-CoV-2, actual coronavirus.

LLamas Prueban en una llama una posible cura contra el covid-19. - Pixabay

El estudio apenas está en fase de laboratorio y pueden pasar varios meses o años para que se pueda hacer alguna prueba en humanos.

Los resultados iniciales de sus pruebas en cultivos de células indican que el nanocuerpo puede neutralizar la proteína espiga con la que ataca el SARS-CoV-2.

"Esperamos que este anticuerpo pueda servir como un tratamiento para reducir la carga de la enfermedad y los síntomas del covid-19", dice Wrapp.

Según detala el diaro MDZOL, si este hallazgo da resultado, podría llevar al desarrollo de una vacuna.

Pero también podría servir para que una persona ya infectada reciba los anticuerpos y disminuyan los síntomas de la enfermedad.

Lo que sigue en la investigación de Wrapp es hacer pruebas en otros animales como conejillos de indias o primates, más parecidos a los humanos.

“Si todo sale perfecto y llegamos a la etapa de hacer pruebas en humanos, podríamos tener una droga aprobada en un año”, dice Wrapp.