Demoras de más de cinco días y clínicas sin insumos: dónde está el cuello de botella en los test PCR

Distintas clínicas suspendieron los exámenes y algunos laboratorios públicos tardan más de cinco días en procesarlos. Problema está en la extracción y no en la toma de la muestra. Insumos sólo escasean en la red privada.

Preocupación causó esta semana el hecho de que varias clínicas cancelaran la realización de test PCR por un quiebre en el stock de insumos. El Ministerio de Salud, ante la incertidumbre, salió a explicar que eso no afectaba a la red púbilca de hospitales y laboratorios, por lo que los diagnósticos seguían adelante como siempre. Pero entonces, ¿dónde está el problema?

La doctora Claudia Saavedra, presidenta de la Sociedad de Microbiología de Chile (Somich), explica que hay tres pasos en un test PCR. “Primero se toma la muestra y se sumerge en un tubo que tiene un líquido (buffer estabilizante del ácido nucleico). Después se lleva al laboratorio, donde el ácido nucleico debe ser extraído, purificado, para luego ser sometido al ensayo que comprueba si tienes el virus”.

La microbióloga Unab recalca que “el cuello de botella está en la extracción de la muestra”.  ¿El motivo? las clínicas usan un sistema automatizado (un robot) para dicho proceso, que a la vez requiere de kits especiales, y esos son los insumos que por éstos días escasean.

Saavedra indica que los laboratorios de hospitales y de la red universitaria usan tanto el mecanismo manual como automatizado para la extracción, pero que éste último sigue funcionando ya que los proveedores internacionales aseguran el suministro de kits para la red pública de los gobiernos.

El laboratorio del hospital Lucio Córdova, con un sistema automatizado de punta, ha logrado procesar 1500 test en un día, a diferencia de un laboratorio universitario bien abastecido, pero que con el sistema manual ronda entre los 200 a 300 test  diarios. Saavedra destaca que en el Lucio Córdova tienen stock para 500 mil test, y de momento han usado solo unos 35 mil.

“La mayor cantidad de testeos se hace en el sector público, por tanto no estamos desprotegidos. Pero es evidente que la situación está volviéndose cada vez más grave porque hemos aumentado mucho el volumen de demanda”, destaca la presidenta de la Somich. Eso explica en gran medida el atraso de más de cinco días en los resultados de test en ciertos hospitales.

De momento se desconoce cuan rápido las clínicas podrán re abastecerse de kits. Una posibilidad, dice la microbióloga, “es que las clínicas capaciten personal para la extracción manual de las muestras, como hizo el Hospital San José”. Además, en conversaciones con el Ministerio de Ciencia, existe la posibilidad de sumar más laboratorios a la red universitaria (representa el 12% de la capacidad diagnóstica) o contratar más personal para la extracción manual de las muestras.