logo
El uso de la bicicleta será parte de la nueva normalidad en Ecuador
Actualidad 13/04/2020

El uso de la bicicleta será parte de la nueva normalidad en Ecuador

Evitar la aglomeración en el transporte público de las ciudades es el objetivo de los gobiernos locales. La bicicleta es a principal alternativa.

El transporte urbano deberá reducir las aglomeraciones con el incentivo de la caminata y el uso de bicicletas.

Este es el análisis de Álvaro Guzmán, exdirector ejecutivo de la ANT, quien explicó que son las mejores opciones para cumplir con las medidas sanitarias necesarias en Ecuador.

Esto es primordial para contener la pandemia del coronavirus, pues el Comité de Operaciones de Emergencia Nacional (COE-N) ha dictado varias restricciones a la movilización y circulación vehicular; por lo que los municipios y Gobiernos Autónomos Descentralizados tendrán que acoplar el sistema de transporte urbano para respetar las medidas sanitarias.

Guzmán señaló, en entrevista con FM Mundo, que la ciudadanía debe acostumbrase a “una nueva normalidad”.

“Es necesario que en el transporte público se replantee una serie de cambios vitales para evitar la propagación del virus. Por ejemplo, se deben implementar protocolos estrictos de higiene, que eviten las aglomeraciones”, indicó.

¿Cuáles serían las primeras normas para movilizarnos?

Guzmán dice que hay dos pasos importantes que se deben realizar. En primer lugar, son que los viajes cortos, de 10 a 15 minutos, se los debe hacer caminando.

Algo que se debe incentivar a todo nivel y es muy necesario es incentivar el uso de bicicletas.

“Esto es vital para conservar el distanciamiento social que debe perdurar, al menos, hasta que se encuentre una vacuna para el COVID-19”, destacó.

En otros países

La coordinadora de asociaciones y colectivos ciclistas ConBici ha reivindicado que la bicicleta sea un “vehículo de movilidad activa” en España.

La bicicleta se posiciona como una aliada en las medidas de prevención de la transmisión del coronavirus: permite la distancia social entre la ciudadanía, descongestiona el transporte público y contribuye a mantener bajos los niveles de contaminación, factor crítico de transmisión del virus.

La coordinadora recuerda que en unas recientes declaraciones el ministro de Sanidad de España, Salvador Illa, recomendó que los desplazamientos al trabajo se realicen, si es posible, andando, en bicicleta o en vehículo privado, porque no hay dificultad de guardar la distancia de seguridad para prevenir el contagio del Covid-19.

Un salvavidas

Las bicicletas se han tornado fundamentales para los neoyorquinos que van a los hospitales, para los trabajadores inmigrantes que hacen repartos y para residentes aislados que buscan desesperadamente escapar de sus pequeños apartamentos para hacer un poco de ejercicio en solitario.

Los habitantes de Nueva York tratan de evitar el metro o los autobuses debido a las reglas de distanciamiento social, disfrutan de calles y avenidas desprovistas de sus embotellamientos habituales y están haciendo que las tiendas de bicicletas sean uno de los raros comercios que se benefician de la crisis.

Los neoyorquinos están arreglando viejas bicicletas o comprando nuevas para compensar las clases de pilates canceladas y el cierre de los gimnasios, mientras los repartidores buscan arreglar los frenos o los cambios.

Más en Nueva Mujer: