¿Si una mujer se viste sexy o muestra sus piernas, es sujeta de acoso?

El acoso a las mujeres dentro de las oficinas así como en el ámbito público está presente. ¿Por qué se le atribuye como justificación del acoso a la vestimenta que usan ellas?

Algunas veces se escucha el típico "vele cómo está vestida" para justificar cualquier acto de acoso hacia una mujer. Entonces ¿no podemos usar una falda para ir a la oficina? O ¿cómo actúo si me queda viendo mi escote? La situación es realmente incómoda.

Según la sexóloga del hospital Vozandes, Mónica Ortiz, el que una persona luzca física o sexualmente atractiva, no le otorga el derecho a otra persona a tener un acercamiento físico o sexual no consentido y, por lo tanto, inapropiado.

Ella aborda este tema y señala que ningún ser humano debe ser sujeto a acoso en cualquier contexto en donde se desenvuelva e independientemente de su vestimenta.

"Uno de los Derechos Humanos Universales hace referencia a que: todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a su seguridad personal, por lo tanto, todas las personas podemos elegir como lucir de forma voluntaria, sin coerción y sin temor a ser violentadas.

El que una persona luzca física o sexualmente atractiva, no le otorga el derecho a otra persona, a tener un acercamiento físico o sexual no consentido y por lo tanto, inapropiado", aclara.

¿Por qué la gente relaciona con la vestimenta?

La especialista dice que nuestra vestimenta es una herramienta de comunicación que refuerza mensajes no verbales y, como consecuencia, la mala elección de nuestro atuendo puede suponer un perjuicio para la imagen que transmitimos a las personas que nos rodean.

"Aunque suene anacrónico e injusto, la mayoría de personas hacen juicios rápidos y equivocados de otras personas; y la elección de una indumentaria apropiada, acorde al lugar y al contexto en donde nos desenvolvemos, puede contribuir a mejorar la forma en la que nos relacionamos", acota Ortiz.

El acoso sexual es una de las problemáticas más silenciosas e invisibles que vivimos en la sociedad, la práctica de este comportamiento está tan arraigada que muchos lo consideran normal o simplemente se resignan a que esta conducta siga perpetúandose. Sin embargo, en los últimos años hemos visto un cambio significativo en el reconocimiento de este problema.

 

¿Cómo reconocer a un potencial acosador?

Según el psicólogo clínico David Sucre, desde finales de los 90 se investiga de manera minuciosa el perfil de los acosadores. “Hay que decir que el acoso es maltrato y este se intensifica partiendo desde la intimidación, luego con palabras que desprestigian al trabajador hasta desembocar en la parte física a través del acoso sexual”, explica.

Sucre recalca que estas personas tienen muy baja autoestima y lo enmascaran con superioridad, control y poder.

Sobre el acoso sexual en la oficina:

Bombshell: Cuando el acoso está ligado al abuso del poder

El fin de semana se estrenó en Ecuador esta película que en nuestro país se llama El Escándalo. Nueva Mujer y Cinemark organizaron un foro para debatir con nuestros lectores esta interesante historia que muestra el acoso sexual dentro del mundo laboral.