Sacrificarán a más de 10 mil camellos en Australia porque "beben mucha agua"

Cazadores les dispararán desde helicópteros, tras la decisión tomada por los líderes de Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara (APY) ante la sequía y ola de calor que afecta al país.

El gobierno aborigen de Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara (APY) en el sur de Australia anunció que aprobaron una matanza de más de 10 mil camellos, acusándolos de poner en riesgo a la comunidad y causar estragos en su desesperada búsqueda de agua en plena sequía que afecta al país, que vive una ola de calor que ha generado además devastadores incendios forestales.

"Hemos quedado atrapados en condiciones apestosas e incómodas, sintiéndonos mal, porque los camellos están entrando y derribando cercas, entrando a las casas y tratando de llegar al agua a través de sistemas de aire acondicionado", sostuvo al respecto el miembro de la comunidad de APY Marita Baker al medio local The Australian.

Un portavoz del Departamento de Medio Ambiente y Aguas señaló en tanto al portal australiano News que "durante muchos años, los propietarios tradicionales en el oeste de APY Lands han reunido camellos salvajes para la venta, pero esto no ha sido capaz de gestionar la escala y la cantidad de camellos que se congregan en condiciones secas".

"Esto ha resultado en daños significativos a la infraestructura, peligro para las familias y las comunidades, mayor presión de pastoreo en las tierras APY y problemas críticos de bienestar animal, ya que algunos camellos mueren de sed o se pisotean entre sí para acceder al agua", expresó.

De acuerdo al comunicado de APY, cazadores dispararán a los camellos desde helicópteros a partir de este miércoles, en una operación que se espera se prolongue por cinco días.

Cabe mencionar que en Australia existe una población aproximada de 1,2 millones de camellos, la cual se duplica cada nueve años.

El director ejecutivo de los especialistas en agricultura de carbono RegenCo, Tim Moore, señaló además a The Australian que la gran población de estos animales generan también preocupación por las emisiones de gases de efecto invernadero.

"Un millón de camellos salvajes que emiten el efecto de una tonelada de CO 2 por año es el equivalente a tener 400.000 automóviles adicionales en la carretera", afirmó.

Te recomendamos en video: