Incendios en Australia avanzan sin control: hay 136 focos ardiendo y la temperatura del país se elevó a 45 grados

La situación es devastadora.

La situación en Australia sigue siendo más alarmante que nunca a causa de los incendios forestales que afectan el país desde septiembre de 2019 y que, hasta el momento, han acabado con la vida de casi 500 millones de animales, 24 personas y han desplazado a más de 2 mil familias que han tenido que abandonar sus hogares por las llamas.

Las imágenes más impactantes de animales pidiendo agua en Australia

Es realmente desgarrador lo que ocurre en Australia.

Aunque los incendios comenzaron con pequeños focos en Sunshine Coast, en el sudeste y el norte de Queensland, las altas temperaturas y los vientos propagaron las llamas. Y comenzaron los incendios forestales en Nueva Gales del Sur, una de las localidades más afectadas hasta la fecha.

Las llamas, que han estado ardiendo durante más de 3 meses, han destruido al menos más de 5 millones de hectáreas, acabando con el hábitat de animales locales como los koalas y canguros y amenazando su existencia.

Los incendios en Australia avanzan sin control

Hasta el 6 de enero de 2020, un informe compartido por CNN indica que siguen activos 136 focos de incendio, de los cuales 69 no están contenido y siguen propagándose, haciendo de las labores de extinción algo casi imposible, ya que rebasa la cantidad de voluntarios y bomberos que están ayudando.

Son 2.700 bomberos los que luchan para apagar las llamas y se sumaron 3.000 fuerzas de reserva del ejército australiano para colaborar.

Familia de "el cazador de cocodrilos" ayuda a salvar animales en incendios en Australia

La hija del famoso personaje aseguró que han atendido a más de 90 mil pacientes.

El primer ministro australiano, Scott Morrison -quien ha sido señalado de no atender como se debe la crisis- acaba de destinar 1.39 mil millones de dólares para ayudar a reconstruir las localidades afectadas por los incendios.

La magnitud de los incendios en Australia ha sido tal, te elevó la temperatura de Sydney a 45 grados centígrados, lo que podría intensificar las llamas. Además, la calidad del aire es 11 veces más dañina para la población.

En todo el mundo están promoviendo campañas de ayuda para poder mejorar la situación en Australia y socorrer a las personas afectadas.

Te recomendamos en video: