logo
/ Instagram @epa_colombia
Actualidad 25/11/2019

#Opinión ¿Por qué ‘Epa Colombia’ sí tiene garantías mientras el ESMAD ajusticia a inocentes?

Dilan fue asesinado por el Estado. Y ella sigue, ahí, como si nada.

Por Luz Lancheros @luxandlan*

Entiendo enormemente la indignación contra “Epa Colombia”. Porque si bien podrá ser condenada en juicio por instigación para delinquir agravado con fines terroristas, en concurso con daño en bien ajeno agravado, seguirá en libertad. Eso, a pesar de que sabía que destruir bienes que los ciudadanos pagan con sus impuestos es una falta grave. Y eso, mientras el Estado ajusticia (sí, aplica acciones por su cuenta a través de sus órganos armados) ilegalmente a jóvenes como  Dilan Cruz, que  han marchado pacíficamente. Y lo agrava que,   mientras muchos como él han sido agredidos y hasta asesinados desde la primera presidencia de Uribe y no han hecho absolutamente nada, mientras que a ella sí le dan todas las garantías de la justicia tal y como debería ser. A ella, que destruyó y vandalizó, se le aplican todos los procesos de manera legal, mientras que a los jóvenes que marchan sí, el resto de la sociedad los ha tratado de “vagos” y hasta de criminales y el Estado los agrede y asesina. #Opinión ¿Por qué ‘Epa Colombia’ sí tiene garantías mientras el ESMAD ajusticia a inocentes?

Ahora, mientras que esa mujer, ya con dos cuentas de Instagram, se pavonea  y sigue ganando seguidores, a muchos jóvenes menos famosos (y que sí estudian, van a luchar por sus derechos y se preocupan por su país)  la Policía, el Ejército y el ESMAD los han cazado, herido, mutilado y violentado en estos últimos meses desde que comenzaron las protestas estudiantiles y sus casos se han quedado en absoluta impunidad, la justicia colombiana prefirió ahí sí, hacer con ella, lo que debía (en el caso de los muchachos, dejarlos marchar en paz. No matarlos, para comenzar) . Y mientras Dilan, que solo quería un futuro mejor, fue asesinado por el Estado, la verdadera vándala goza de una justicia excepcional para muchos en su caso. No hay palabras para describir este asco profundo.

Y así, este país, suma otra injusticia más a las tantísimas injusticias por los que miles marchan en todo el territorio. Porque mientras miles de vidas de jóvenes de la edad de esa mujer han sido silenciadas, arruinadas o segadas y han quedado en el olvido, personajes como ella siguen haciendo negocios, siguen en cargos políticos. Siguen saliéndose con la suya a pesar de (les apuesto que cumple su condena y luego sigue siendo famosa). Siguen estando en círculos de riqueza, fama y poder. Siguen con sus vidas . Siguen sin recibir una sanción ejemplar, en un lugar donde se elige olvidar selectivamente (como ya lo hemos visto con sus patéticos seguidores), donde el sistema de justicia está para arruinar a la gente que se esfuerza, para enredarlos, para que no hagan nada ante todas las cargas y desventajas que el Gobierno, con su sistema hecho para que los casos no se solucionen nunca, les impone.

Por esto también la gente está marchando. Llevamos cinco días. Y a estas personas, en todo el país, son las que senadores, indolentes, “gurus del periodismo”  y gente sin corazón ha decidido estigmatizar. Gente común que jamás pensaría siquiera en hacer lo que hizo esa espantosa mujer. Gente que pensó en ejercer sus derechos ciudadanos. Pero a ellos sí los seguirán persiguiendo, criticando en sus familias y lugares de trabajo. Estigmatizando. Mientras tanto, Epa Colombia seguirá haciendo negocios y burlándose de lo que quiera en medio de  este país en llamas al que ella contribuyó a destruir de manera literal.

Y mientras Dilan, que solo quería un futuro mejor, perdió la vida la verdadera vándala goza de buenas prácticas de justicia.  No hay palabras para describir este asco profundo.

Yo hago un llamado a quienes la siguen.  Ojo, no critico su origen, pero sí su contenido, lo que hace como influencer con tantísimos seguidores y con esa responsabilidad enorme que tiene por lo que convoca. Tampoco quiero que le pase (como muchos han clamado, qué horror), lo que les pasó a tantos inocentes agredidos y asesinados por el ESMAD. Pero sí insto a que dejemos de hacer famosa a gente estúpida e indolente, como hemos visto a tantos en este paro. Pero sobre todo, dejemos de vanagloriar a este tipo de personas. Si queremos cambiar un poco a este país, dejemos de glorificar a los que “viven del bobo” y comencemos a pensar proporcionalmente. Dejemos de alabarlos  y pensemos mejor en todos los que sin su visibilidad están cayendo en las calles solo por no poder tener una oportunidad, por querer hacer lo correcto y a los que el sistema ha aplastado de todas las formas. Porque ellos marchan para que esto cambie y no están destruyendo nada. Pero la justicia sí los está destruyendo a ellos.

*Las opiniones de la columnista no representan a este portal* 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO