Crean una versión feminista de Monopoly en el que las mujeres ganan más dinero que los hombres

Monopoly, uno de los juegos de mesa más populares del mundo, ahora acaba de lanzar una versión feminista, dándole mayor poder a las mujeres.

Esta nueva versión del juego creado por Hasbro, pagará más dinero a las mujeres que a los hombres, en medio de la lucha salarial de género en el mundo real.

Además de cambiar la brecha salarial de género, las famosas propiedades del juego serán reemplazadas por innovaciones creadas por mujeres. En lugar de construir casas, los jugadores construirán sedes corporativas.

El nuevo Monopoly feminista

"Desde inventos como WiFi hasta galletas con chispas de chocolate, calefacción solar y fajas modernas, Monopoly celebra todo, desde avances científicos hasta accesorios cotidianos, todos creados por mujeres", dijo Hasbro en un comunicado de prensa el martes, reseñó NBC News.

El clásico juego Monopoly permite a los jugadores recolectar $ 200 cuando pasan Go. Según las reglas de Sra. Monopoly, los jugadores masculinos seguirán recibiendo los $ 200 habituales, pero las mujeres recibirán $ 240, revirtiendo la brecha salarial en la vida real entre hombres y mujeres en el lugar de trabajo.

La misma Sra. Monopoly aparece en la portada de la caja del juego y es identificada como la sobrina de la famosa mascota Rich Uncle Pennybags.

Sra. Monopoly es solo una de las muchas versiones del juego de mesa que Hasbro ha creado para atraer a diferentes audiencias. Hay ediciones con licencia que integran títulos populares, como Fortnite y Toy Story, pero ciertas otras ediciones de nicho le han ganado a la compañía una buena cantidad de escrutinio.

El año pasado, Hasbro lanzó Monopoly for Millennials , que incluía el lema: “Olvídese de los bienes raíces. De todos modos, no puedes permitírtelo".

El producto jugaba con estereotipos milenarios: el Sr. Monopoly usa auriculares y lleva un café con tapa en el juego de mesa, todo mientras toma una selfie. En lugar de comprar una propiedad, el juego se enfoca en recolectar experiencias, como ir a un retiro de meditación o a un restaurante vegano.

El juego llevó a muchos millennials a decir: "Ni siquiera puedo", mientras que otros dijeron que fue un intento alegre de burlarse del estereotipo.

Te recomendamos en video: