No es la diamantina rosa, es la falta de seguridad que sufren las mujeres en México

"No es provocación cuando marchamos por justicia", es el nuevo estandarte de las mujeres mexicanas.

Hay mucha indignación, miedo, y descontento en la población mexicana cuando se habla de la seguridad. Los índices de violencia solamente crecen con los años (la tasa de homicidios creció un 13% en 2019).

Las mujeres son las principales víctimas teniendo altísimos porcentajes de feminicidios al día. Son 9 mujeres asesinadas al día por motivos de género (en 2019 las violaciones aumentaron un 124.2% y la tasa de feminicidios alcanzó el 8.6 %, según estudio Global Peace Index ). 

El último caso que causó indignación

No hay asaltos, no hay motivos, solamente porque pueden hacerlo y hay impunidad en el país. Uno de los últimos casos que indignó al país fue la joven de 17 años que regresaba de una fiesta. 

A dos calles de su casa fueron los oficiales de una patrulla los que cometieron una violación entre entre cuatro. Ella fue al ministerio público junto a su madre a denunciar la agresión. Sin embargo, no hay detenidos aún por tecnicismos legales.

Por ello, se creó el hashtag #NoMeCuidanMeViolan. Uniéndose miles de mexicanas a la lucha por un país que está matando, agrediendo, y violando a las mujeres.

La protesta, los "atentados"

Se comenzó a exigir respuestas a las autoridades capitalinas. Muchas mujeres, en impotencia absoluta, rabia acumulada, y ganas de llamar la atención del mundo cometieron protestas rompiendo vidrios, o pintando paredes. 

Estos hechos (que no necesariamente deben ser aplaudidos) fueron mucho más polémicos que las violaciones y asesinatos que a diario se cometen. Las mexicanas acusan que hay más preocupación por pintura que se puede remover, que por vidas que no se pueden recuperar.

Hubo gran concurrencia enojada afuera de la PGJDF. Ahí llenaron de brillantina rosa a Jesús Orta, Secretario de Seguridad Ciudadana, provocando la indignación de autoridades y medios.

La respuesta a lo sucedido

El esfuerzo, enojo e irritación de muchos se dirigió hacia estos hechos dejando atrás el porqué de las protestas. La misma jefa de gobierno  de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, calificó como una provocación los disturbios que derivaron en agresiones al jefe de la policía, Jesús Orta, indignando así al país.

Es el caso de la joven de 17 años, es la acusación al médico que violó a su paciente en el IMSS, son las muertes diarias de las mujeres. Esto ha llevado que la ira de miles de personas se haga más patente en las calles de la Ciudad y a través de redes sociales.

Con información de Tercera Via.

Te recomendamos en video: