Qué es el sargazo y por qué se origina en las playas mexicanas

La proliferación de esta alga ha afectado las costas de Quintana Roo.

Una de las pesadillas de las playas mexicanas en la actualidad es el sargazo. Esta alga afecta al menos 995 kilómetros de costa en el estado de Quintana Roo, poniendo en riesgo el medioambiente y el turismo en Tulum, Playa del Carmen y Cancún, de acuerdo a datos aportados por el secretario de Marina, José Rafael Ojeda.

Lo más preocupante en este caso es que la ONG Red de Monitoreo de Sargazo Cancún estimó que en 2019 llegarán hasta un millón de toneladas de esta alga, reseñó el diario argentino Clarín, convirtiéndose en un problema cada vez más difícil de manejar.

Qué es el sargazo

“El Sargassum es un género de grandes algas pardas que flota en masas isleñas”, explican en el portal National Oceanic and Atmospheric Administration del gobierno de EE UU.

Las balsas flotantes de sargazo pueden extenderse por millas a través del océano. Este hábitat flotante proporciona alimento, refugio y áreas de reproducción para una gran variedad de peces, tortugas marinas, aves marinas, cangrejos, camarones y más.

No es perjudicial para los humanos y en pequeñas cantidades puede ayudar a nutrir las playas. El problema llega cuando la reproducción de esta alga se acelera y comienza a acumularse en las costas, como está ocurriendo en México.

En la costa no solo bloquea el acceso a las playas y ahuyenta a los turistas sino que cuando el sargazo se descompone, genera un mal olor que también afecta la zona, explican en un reporte de la BBC. Además afecta a la actividad pesquera, ya que el sargazo se enreda en los motores de las lanchas, haciendo casi imposible la faena.

Las razones de la reproducción descontrolada del sargazo

Hasta el momento, algunas de las causas de esta propagación del sargazo podrían ser las siguientes, citando un artículo del portal Akumal Dive Shop:

Calentamiento global: es una planta tropical; por lo tanto, los océanos más cálidos hacer florecer más rápido a esta alga.

Contaminación: las aguas ricas en nutrientes actúan como fertilizante para las algas marinas.

Disturbios en el ambiente: los vientos, las tormentas y las corrientes en espiral ayudan a dispersar el Sargassum en los océanos del mundo.

Te recomendamos en video: