La citó para fotos con ropa interior, la mató y la acusa de extorsionarlo

Feminicidio en Argentina.

"Un error". Eso es lo que dijo el argentino Cristian Vargas al explicar las razones del asesinato de su ex amante Antonella Bernhardt, una mujer con la que se encontró para hacer una sesión de fotos en ropa interior.

Vargas explicó que todo se trató de un "accidente", al forcejear con ella, que supuestamente grabó un video de los dos teniendo intimidad. Con este video ella pretendía chantajearlo y por eso quiso quitárselo. Sin embargo, las autoridades no han encontrado evidencias de la supuesta grabación, porque al parecer ,Vargas borró todo cuando la mató.

Este, sin embargo, se declaró culpable y ante el juez afirmó que él la conoció hace diez días, luego de este publicar un anuncio en el que solicitaba una modelo para sesión de fotos en ropa interior. Por este trabajo pagaría mil pesos argentinos (72 mil COP).

Antonella fue la elegida y ella ofreció su casa como estudio. Tomaron 250 fotografías, de las que sirvieron 50. Pero todo se tornó más íntimo. Según él, ella le propuso tener sexo y él no se negó, pero no sabía de sus otras intenciones y cayó en la trampa.

Según su versión, ella grabó el encuentro y le dijo que si no le pagaba, ella le enviaría el dinero a su esposa. Ahí forcejaron y por intentar arrebatarle el celular, le pegó dos golpes en la cara. Luego le clavó un cuchillo "sin querer". El homicida era cocinero, de ahí que supiera cómo manejar esta herramienta.

Por esta razón Vargas afirma que no es un feminicidio. De ser así, pagaría al menos 35 años de prisión.

Es por esa razón que Vargas intenta alegar que no se trató de un feminicidio, por el que tendría que pagar al menos 35 años de prisión. Varias veces se contradijo y en vez de ayudar a la víctima, borró las huellas, tomó el celular de ella y huyó, informó El Clarín. De hecho, se ve en video cómo él sale de un inquilinato luego del homicidio, la dueña fue al oír unos gritos. Se encontró con el hombre en la puerta, que solo le dijo que compraría el almuerzo. Fingió, antes de salir, que hablaba con la mujer, que estaba agonizando. La dueña encontró a la víctima tirada en el piso.

Vargas formateó el celular de la víctima, que era   estudiante de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Misiones. Sus compañeros claman justicia. El victimario está detenido y en espera de condena.

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO