Los ataques con ácido son cada día más comunes en México

La Violencia de Género 

Los crímenes por odio no han mermado, solamente se ha vuelto más político la situación. Con los medios tapando lo que sucede, con los problemas del día a día que no nos permite pensar que como mujeres podemos ser las siguientes o que las mujeres que amamos.

Los feminicidios siguen tiñendo las páginas de la historia con la sangre de millones de mujeres, la tortura ensordece con los gritos que ocasiona, el tráfico sexual sigue siento el negocio ilícito que genera más ganancias.

Esto por mencionar solo parte del sufrimiento que aunque suene extremo es común en México y en gran parte de America Latina.

En México cada 3 horas se comete un feminicidio

Las cifras de violencia de género han puesto al país en el ojo de organizaciones internacionales

La violencia en el mundo

Pero no solamente las mujeres de América Latina sufren violencia. La ablación de clítorises una de las prácticas más comunes en la mayor parte de África, y los ataques con ácido en países asiáticos. Aparte de todo lo mencionado con anterioridad.

Sin embargo, los ataques con ácido también ya han sido recurrentes en México.

Algunos casos que han conmocionado al país (entre muchos otros).

Una joven que iba con su mamá caminando fue atacada por su ex pareja.

¨Me atacó mi ex pareja con ácido y así quedé, la verdad necesito varias cirugías. Perdí el ojo, bueno la sensibilidad del ojo, necesito un trasplante de córnea y no tengo los medios para solventar este gasto, no cuento con bastante dinero y aparte tengo dos hijos¨, contó la joven. 

 

Una joven llamada Helena Saldaña Aguilar de 23 años fue atacada con ácido por una mujer que vendía gelatinas. La joven llegaba de sus actividades cuando se encontró a la vendedora.

“Por favor, cómpreme una, vea todas las que traigo”, repetía la mujer delgada y de mediana estatura, cada vez que Helena le decía que no, que muchas gracias, que ojalá terminara pronto sus ventas.", dicen medios nacionales. 

La joven abrió la puerta, y su perro (quien siempre había sido amigable), se interpuso entre su dueña y la vendedora. La mujer, al ver que no se iba a poder acercar más, le aventó un frasco llenó de ácido.

En México cada 3 horas se comete un feminicidio

Las cifras de violencia de género han puesto al país en el ojo de organizaciones internacionales

Helena sintió su cara derretirse, y vio que la mujer se quedaba viendo lo sucedido. Después se fue con un hombre con cubrebocas, y no pudieron dar con ellos.

También el caso de Cancún. Un turista encontró a una niña afuera de un local, y aventó ácido en donde estaba. Afortunadamente la pequeña logró escapar, pero todo quedó grabado.

¿La razón? A él le molestaba que se sentara ahí, y cree que así ya no lo hará de nuevo.

Te recomendamos en video: