Eileen Moreno, de la tragedia a la transformación

Por medio de una Fundación buscar llevar un mensaje de prevención y alerta ante situaciones de violencia contra la mujer.

Según ONU Mujeres, una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido violencia física o sexual, principalmente a manos de un compañero sentimental.

Y es que el panorama del mundo actual no es alentador, la Organización de las Naciones Unidas estima que las mujeres que han sufrido algún tipo de ataque tienen el doble de posibilidades de sufrir un aborto, padecer depresión y, en algunas regiones del mundo, 1.5 veces más posibilidades de contraer VIH que las mujeres que no han sufrido violencia por parte de su pareja sentimental.

Por esa razón y tras conocerse el caso de Eileen Moreno que sin duda ha sido uno de los más comentados por la opinión pública desde que se conoció el duro relato de lo que vivió en México, ahora toma otro rumbo. Desde que ella recibió el apoyo de figuras públicas, políticos, mujeres víctimas de maltrato y decenas de comentarios que lamentaron lo ocurrido, ella sabía que debía ayudar a otras personas para que no vivieran lo mismo.

Ahora, creó en compañía de un grupo de psicólogos una fundación denominada TODAS UNIDAS ORG donde la finalidad es promover el entendimiento, la buena voluntad, el respeto mutuo, la unidad, confraternidad, empoderamiento y educación atreves de programas de cooperación y ayuda hacia víctimas de cualquier tipo de violencia de género.

En entrevista con Nueva Mujer, nos contó sobre este proyecto y los aprendizajes más significativos tras superar su situación.

¿Cómo nade la idea de la fundación?

Nace de la necesidad de querer transformar  esa experiencia negativa que viví, en algo positivo, de sacar lo que aprendí de todo eso, lo que no conocía dentro de mí y que ahora sale a la luz. La idea es que yo pueda servir como instrumento, una persona que pueda redireccionar a las mujeres cuando no sepan que hacer.

Todo esto porque a raíz de mi episodio, en mi cuenta de la red social Instagram me comenzaron a escribir muchas mujeres preguntándome qué hacer ante situaciones así, entonces como a mí varios psicólogos comenzaron a prestarme su apoyo, absorbí todo esto para entender que el apoyo es fundamental. Hablé con ellos (psicólogos) y les dije que si podíamos trabajar juntos.

¿Qué fue lo primero que hicieron?

Abrimos una cuenta en Instagram para la fundación, allí varios piscólogos están dispuestos a prestar la ayuda necesaria en términos de orientación, escucha. Tenemos una serie de talleres que queremos dar en colegios, barrios, empresas, etc., en temas de empoderamiento y autoestima.

Considero que no estamos preparados para afrontar situaciones así, en el colegio ni en la vida nadie nos dice que estas cosas podrían suceder, tampoco en aspectos de prevención.

¿Qué buscan con este proyecto?

Nuestro principal fin es lograr llegar atraves de nuestros programas a cambiar la situación actual de mujeres que están atravesando por situaciones de violencia y prevenir así mismo nuevos casos de violencia por medio de la la enseñanza y entendimiento de los valores. Además de la capacidad de las personas de ser auto suficientes y ser valoradas, comenzando por ellas mismas.

El gran sueño de la Fundación en aportar para que las cifras disminuyan, no se trata de ponerse en contra de los hombres se trata de educarnos.

¿Cuál considera es el principal error ante situaciones de violencia?

La falta de conocernos a nosotros mismos, de no tener claridad sobre lo que queremos cuando iniciamos una relación, no darse el tiempo suficiente para conocer con quién se está entablando una relación. Hay tener claro qué se quiere de la relación y hasta donde puede uno llegar, saber los límites.

Y, ¿el mayor aprendizaje que le dejó su caso?

Respetarme más a mí misma y ser más solidaria con otras mujeres, esto, porque a veces cuando vemos las cosas desde afuera tendemos a señalar. Hasta cuando se vive en carne propia, es que uno se detiene a pensar que debemos ser más empáticas entre nosotras.

¿Cuál es el mensaje para las jóvenes?

Que vivan con calma, todo a su debido tiempo, no hay que apresurarse a estar con alguien sin conocerlo.

Formas de ejercer la violencia contra las mujeres 

La violencia contra las mujeres no solamente se ejerce por el maltrato físico, éste es el que deja huellas visibles a su paso. No obstante, también el maltrato psicológico, económico y sensual son parte de la violencia que se pretende erradicar. Lamentablemente, en muchos países existen creencias, normas e instituciones sociales que legitiman y, por ende, perpetúan la violencia contra la mujer.

Causas de violencia contra las mujeres

Algunas se encuentran en la discriminación de género, las normas sociales y los estereotipos de género que la perpetúan y se debe comenzar en las primeras etapas de la vida, mediante la educación de los niños y niñas que promueva las relaciones de respeto y la igualdad de género.

Muchos casos de violencia de género no se denuncian con lo que no se llega a activar ningún protocolo de actuación para la protección, pues si no se denuncia, no queda constancia y no se contempla en la ley.

Estadísticas 

  • A escala mundial, se estima que al menos 1 de cada 3 mujeres ha sido golpeada, coaccionada para tener relaciones sexuales o ha sufrido otro tipo de abusos por algún hombre presente en su vida.
  • Cada 9 minutos una mujer es violentada sexualmente.
  • Otro dato sorprendente es que, de todos los asesinatos pasionales que se cometen en el mundo, 38% son mujeres asesinadas por una pareja íntima, mientras que asesinatos masculinos sólo son el 6%.
  • 2.5 millones de personas son captadas cada año en el mundo para fines de trata (OIT).
  • 2 millones de niños son explotados sexualmente en el mundo, según cifras de UNICEF.
  • 120 mil mujeres y niños trasladados cada año a Europa Occidental para ser explotadas/os.
  • En Estados Unidos, 50 mil mujeres, niñas y niños son víctima de la trata de personas (CIA).
  • Se estima que en Japón hay unas mil 700 mujeres de Latinoamérica como esclavas sexuales (OEA).