Mujeres líderes: Del privilegio hasta las secuelas del conflicto

Techos de cristal, estigmas y empoderamiento: estos son los retos de las diferentes lideresas a la hora de alzar la voz en medio de la sociedad.

Hablar de liderazgo de la mujer a nivel mundial conlleva en sí bastantes complejidades: por ejemplo, las mujeres en posiciones privilegiadas y acceso a la educación tienen que enfrentar problemas como el techo de cristal y la paga desigual (un estudio de Pew
Research hecho el año pasado mostró que a las mujeres les tomaría trabajar 47 días más que los hombres para ganar lo que ellos) hasta el desconcierto masculino ante revoluciones culturales como el #MeToo, que han hecho que directivas como Sheryl Sandberg, de Facebook, por ejemplo, haya dicho que los hombres contratan menos mujeres debido a que prácticas como el acoso ya no serían toleradas. Pero esto no solo ocurre en Silicon Valley, sino también en lugares como Wall Street. Incluso el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, reafirmó esta política, al afirmar que no cenaba con otras mujeres que fuesen su esposa.

View this post on Instagram

“I hope there is some young, Black, queer, or trans kid who has better and brighter ideas for how to end sexual violence, for whom my presence is blazing a trail right now. And I hope me getting this kind of visibility means that we’re moving closer to a world that not just believes survivors, but provides resources to investigate these claims,” Burke said. “I hope we’re moving closer to a world that has deep empathy for those of us that have suffered the indignity and inhumanity of sexual violence, and that we have a shared desire to rid the world of it.” – ‘me too.’ founder @taranajaneen accepts a @vh1 #trailblazerhonors award, tomorrow night, 3/8 at 9/8c on VH1 • • • • 📸 by @ramonarosales #metoo #endsexualviolence #believesurvivors

A post shared by Official Page (@metoomvmt) on

De todos modos, hay voceras que han tomado la palabra para inspirar a otras mujeres desde diferentes ámbitos y reconocen que aunque hay todavía muchas problemáticas en contextos diversos, también hay avances. “Lo que puedo decir es que estamos en el momento más interesante del siglo XXI, porque ya logramos romper las barreras que comenzaban en el lenguaje, desde que este consideró a tomar en cuenta a las mujeres en las agendas de los Estados, de la economía, de la política, y la gestión social”, explica a Metro la líder afrodescendiente Jenny de la Torre Córdoba, Doctora Summa Cum Laude en Perspectiva de Género en Ciencias Sociales y Máster en Género, Mujer y Desarrollo y presidenta de la Fundación Mujeres del Mundo Anna Perenna, y Mujer CAFAM 2018. “Esto ha cobrado vigencia a partir de colocar en las agendas el tema de que se generen vectores de nuevas oportunidades y no son solo económicas, sino de visibilizar el aporte de las mujeres del siglo XIX hasta hoy, que es mucho, especialmente las mujeres que lideramos procesos sociales –que nos los autoproclamamos–, desde las comunidades, desde el trabajo, desde la política, desde la religión, la escuela. Entonces, se encendió la llama en todos lo estratos de la sociedad. Acá por primera vez la categoría mujer no es una variable”.

Asimismo, piensa que las categorías de lenguaje y de mujer han sido revisadas, lo que ha ayudado a las mujeres a tener más presencia como sujetos de derecho. “Un desafío que comienza a estar derribándose es la categoría de mujer. Estamos comenzando a superar las cuotas y que esta categoría no sea transversal en las políticas públicas, proyectos y planes. Ya no somos cuotas de los gobiernos. Ya no tenemos que estar en las listas para llenar espacios, somos una categoría priorizada y el desafío es encajar en agendas de los
altos cargos y políticas económicas”, explica.

 

"Acá por primera vez la categoría mujer no es una variable”.

Los temas de representación son complejos, en cuanto se habla no solo de cuotas sino de mujeres elegidas solo por serlo que a veces van en contra de los derechos fundamentales y luchas de su género. Pero es mucho más complejo a la hora de hablar de números. Un
reporte de la ONU en 2017 y su mapa “Mujeres políticas en el mundo”, se mostró que hubo un descenso de mujeres como cabezas de gobierno desde 2015, así como la evidente disparidad de pago igualitario y acceso al poder. Pero las mujeres siguen luchando. Algunas desde altos cargos, otras desde el activismo en calles y en plataformas 2.0. Y otras a través de zonas de conflicto, con proyectos que cambian los relatos de violencias, segregación y discriminación que han aquejado a las mujeres por décadas. Y los desafíos parecen ser
interminables.

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO