La historia detrás de la mujer abusada por un conductor Uber

Contó con detalles todo lo que dijo el conductor.

Leidy Acosta Rodríguez pidió un servicio de Uber desde su celular, para ir desde Bosa a su casa en Soacha. La historia detrás de la mujer abusada por un conductor Uber

El hecho ocurrió en Bogotá, el 16 de enero, ese miércoles, a las 10 de la noche, ella pidió el servicio para ir a su casa.

Cuando llegó el conductor, ella verificó que todo estuviera en orden y se sentó en el puesto del copiloto.

El conductor, que aparece en la aplicación como Camilo, le empezó a hablar a la mujer de 32 años.

Pero minutos después la conversación tomó un tono más íntimo.

La historia detrás de la mujer abusada por un conductor Uber

“Me decía que estaba muy bonita, que era muy sexi, que olía muy rico y que para dónde iba (…) A mí no me gustó que él me empezara a decir tantas cosas”, le dijo la víctima a El Tiempo.

Ella empezó a sentirse incómoda con los comentarios del hombre, pero no sabía qué hacer.

“Me empezó a decir que le gustaría hacerme lo que me deje hacer, que si íbamos para mi casa. Entonces yo le dije que por favor me dejara ahí, que me quería ir. Él me respondió: 'Tranquila, no se asuste que yo la llevo hasta su casa' ”.

Luego pasaron por un motel y el conductor le dijo que entraran ahí.

Ella le pidió que la dejara bajar, pero él le respondió que se quedara tranquila y siguió conduciendo.

Aproximadamente 25 minutos después de iniciar la carrera, Camilo detuvo el carro en una bahía que está muy cerca de la casa de la mujer y ahí empezó su "peor martirio".

“Me dijo que me pusiera cómoda y yo le dije que no porque ya iba a llegar a mi casa. Entonces yo traté de abrir la puerta y estaba con seguro. Él me quitó el bolso, la maleta, me reclinó la silla y se me lanzó encima. Con una mano me cogió el cuello como para ahorcarme, y con la otra me bajó la blusa. Yo empecé a forcejear con él, pero me seguía tocando por todas partes”.

Ella empezó a gritar y un grupo de jóvenes que pasaba por el sitio la escucharon.

Cuando se iban acercando al carro el hombre siguió manejando, la dejó en frente de su casa y le pidió que se bajara.

"Me dijo que me bajara, que él sabía todo de mí y que si yo decía algo me iba a matar", agregó.

El sujeto se fue de inmediato y se llevó una maleta de la mujer que contenía un portátil con información de su trabajo.

Pese al miedo, la mujer puso la denuncia ante la Fiscalía, ante la plataforma de Uber que ya suspendió al conductor y está a la espera de los resultados de las investigaciones, y luego acudió al médico porque se sentía mal de salud.

Finalmente ella fue incapacitada por depresión y ansiedad.

Uber por su parte dijo que:

En Uber rechazamos categóricamente cualquier tipo de situación que ponga en riesgo la seguridad de los usuarios y Socios Conductores registrados en la plataforma. Tenemos cero tolerancia a cualquier tipo de violencia, particularmente a la violencia en contra de las mujeres. Ante una situación de esta naturaleza tomamos todas las medidas a nuestro alcance, incluyendo:

  • Establecer contacto con quien realiza la denuncia para dar asesoría y soporte. Desde el momento que se tuvo conocimiento de este incidente, hemos tenido contacto directo con la usuaria. Asimismo, nuestros canales de comunicación continúan a disposición de la usuaria, para brindar el soporte pertinente.
  • Tomar medidas preventivas en favor de nuestra comunidad, como inhabilitar la cuenta del Socio Conductor en cuestión, como se hizo en este caso una vez se tuvo conocimiento del hecho, y hasta que se resuelvan las investigaciones a las que haya lugar.
  • Proporcionar de manera expedita a las autoridades competentes información en el avance de sus investigaciones, una vez que nos la soliciten,y observando el cumplimiento de las normas de privacidad de información.

TE COMPARTIMOS EN VIDEO: