Puerto Rico llora la partida física de la querida periodista Keylla Hernández

La admirada comunicadora batalló contra un cáncer de pulmón por más de 3 años

Más que una periodista, Keylla Hernández se convirtió en una querida amiga del pueblo boricua tras acompañarlos durante casi una década desde el Noticentro al amanecer por Wapa TV.

La querida comunicadora, batalló con gran gallardía contra un duro diagnóstico de cáncer desde el 2015, el cual anunció con admirable fortaleza a través de la pantalla.

Desde entonces, el afecto y admiración de su público no conocieron límites, y la acompañaron en cada etapa de ese arduo camino.

Finalmente, el  31 de diciembre, en medio de los preparativos para el festejo de fin de año, su fiel compañero Normando Valentín, informaba en un boletín de última hora que Keylla Hernández había fallecido.

Tenía 45 años, le sobreviven su esposo, Robin Rodríguez, y sus dos hijos Kevin, de 18 años, y Gustavo André, de 13.

Dos décadas de carrera

Keylla dedicó más de 20 años de su vida al mundo de las noticias en la televisión de su amada isla, Puerto Rico.

Orgullosa mayagüezana y menor de tres hermanos, dio sus primeros pasos en el canal Noticentro como productora en 1996.

Seguidamente, asumió con éxito el rol de telerreportera hasta que en el 2008 entró como reportera ancla del informativo, sustituyendo a Layza Torres. Su nombramiento en este puesto se oficializó en el 2009.

Previo a su trabajo en Wapa, laboró en las estaciones radiales Wapa Radio y Noti-Uno.

Keylla también se destacó en otras áreas:

En el 2011, animó junto al padre Milton Rivera Vigo, el programa de entretenimiento familiar, Mi gente, el cual se transmitió por el Canal 13 (TeleOro).

También se inclinó por la locución, en medio de su tratamiento contra el cáncer, en el 2017, como moderadora del programa Happy Hour, de Fidelity, junto a Normando Valentín e Ivonne Orsini.

Todo el país se ha abocado a los actos fúnebres y a dar el último adiós a esta admirada mujer, que será recordada por los años venideros y que deja un legado invaluable de lucha y esperanza para las generaciones futuras.

 

Te recomendamos en video: