Arrestaron al primer sospechoso en el caso del asesinato de la profesora española Laura Luelmo: era su vecino

El cuerpo de la profesora de 26 años fue hallado con claras señales de agresión sexual

Los oficiales de la Guardia Civil española arrestaron a un nuevo sospechoso en el caso del asesinato de Laura Luelmo.

La maestra de 26 años que desapareció la semana pasada fue encontrada muerta el lunes 17 de diciembre en El Campillo, Huelva, a 4 kilómetros de su casa después de que ella había salido para correr como ya era su costumbre. El cuerpo de Laura fue encontrado medio desnudo y escondido en un arbusto en una zona montañosa.

El cadáver tuvo varias heridas que, según informes, sugirieron que hubo una lucha en sus últimos momentos, también hubo evidencia de agresión sexual y violación.

Los medios de comunicación españoles informaron que la persona detenida es Bernardo Montoya, vecino de Laura.

Bernardo, quien vivía frente a la víctima, la había estado observando y ya anteriormente el hombre había sido condenado por violencia contra las mujeres.

Laura incluso le había contado a su pareja en una conversación telefónica que su vecino la había estado observando desde su casa.

El nuevo sospechoso recién salió de la cárcel hace dos meses, luego de cumplir una condena de 17 años por asesinar a una mujer de 81 años en 1995.

Los agentes de policía han detenido a Bernardo por sospecha del asesinato de Luelmo, aunque no han dado pruebas definitivas de la participación del ex convicto en la muerte del joven maestro. La policía informó que arrestaron a Bernardo Montoya debido a "movimientos" sospechosos después de que supuestamente estuvo involucrado en una persecución de autos cerca de la frontera del país.

Los medios inicialmente especularon que el vecino de Laura Luelmo, Luciano Montoya, un asesino convicto, estaba vinculado a su desaparición, sin embargo Luciano fue luego descartado de la investigación debido a su encarcelamiento actual.

Te recomendamos en video