Rachel, la migrante más pequeña de la caravana migrante

La caravana migrante aún tiene un largo camino por recorrer y las mujeres y los niños son quienes más han sufrido

El tema de la caravana migrante ha dado la vuelta al mundo entero. Más de 7,000 personas, mayormente procedentes de Honduras, emprendieron un exhaustivo viaje por México con la esperanza de llegar a los Estados Unidos.

Desde hace más de 7 días, lo migrantes se han enfrentado a bloqueos violentos, las inclemencias del clima y la escasez de agua, alimento. Pero nada los detiene para alcanzar el llamado "sueño americano".

Quienes más han preocupado, han sido las mujeres y niños que viajan en la caravana. Aquellas que son madres, viajan con sus hijos en busca de mejores oportunidades de vida pero se trata de una peripecia agotadora con numerosos peligros en el camino.

Se trata de una situación insostenible que los niños no deberían vivir; piden agua, comida, descanso, y a veces lloran por las heridas en sus pies y sus pieles enrojecidas por el sol, pero deben seguir de la mano de sus padres hasta el final.

Entre ellos se encuentra  Rachel, la más pequeña de la caravana. Apenas tiene 21 días de nacida, 11 de los cuales los ha pasado a la intemperie. Viaja con sus padres y sus dos hermanas de seis y cuatro años de edad desde Retalhuleu, en la región sur occidental de Guatemala.

Yesenia Estrada, su madre, ha hecho lo posible por resguardarla del intenso sol, aunque sabe que cada rayo que penetra a través de las mantas de la pequeña puede afectar su salud. Por suerte, en el camino se ha encontrado con mexicanos que le han regalado ropa y víveres para mantenerla.

La mujer asegura no tener miedo sino al contrario, dice que la esperanza de encontrarse con un mejor futuro para sus hijos la mantiene de pie.

Se trata de una situación crítica donde las madres de familia son quienes más sufren, pues cargan con el peso de su propio cuerpo y el de sus hijos. Deben racionar la comida entre ellas y sus pequeños, deben cambiar pañales y asearlos, velar su sueño y asegurarse que despierten a su lado.

Este año ha sido el peor en cuanto a asesinatos de mujeres en Centroamérica ya que cada vez son más las víctimas y la violencia es peor. Así que la situación es crítica, el problema es que en México no está mejor y el cruzar bajo las condiciones que lo hacen, las convierte en un blanco igual de fácil que en su país.

Te recomendamos en video