La situación de las madres de la caravana migrante que buscan un mejor futuro para sus hijos

Muchas mujeres se unieron a la caravana migrante con la esperanza de alcanzar el "sueño americano"

El tema de la caravana migrante ha dado la vuelta al mundo entero. Alrededor de unos 7,000 migrantes, mayormente procedentes de Honduras, emprendieron desde el domingo una exhaustiva caminata hacia los Estados Unidos, a través de México, arriesgando lo poco que llevan de pertenencias materiales, dinero y la vida. Mientras que el presidente Trump anunció vía Twitter que cortaría la ayuda a países Centro Americanos, el presidente de México dio a conocer que no permitiría el acceso violento de las masas.

Quienes más han preocupado, han sido las mujeres y niños que viajan en la caravana, especialmente aquellas que son madres que buscan un mejor futuro para sus hijos pero se trata de una peripecia agotadora con numerosos peligros que están dispuestas a enfrentar con tan de alcanzar dicho sueño.

"No hay trabajo en Honduras y soy madre soltera. Tengo dos hijos por quienes luchar y por este motivo voy para arriba (Estados Unidos). Si Dios lo permite, vamos a llegar hasta donde Dios quiera", relató Linda Polanco, de 28 años para EFE.

El Salvador y Honduras son de los países con mayor número de muertes violentas sin estar en guerra junto a Siria y Venezuela. La violencia doméstica es también parte de la problemática e incluso las Naciones Unidas han documentado cómo es que las mujeres centroamericanas se ven forzadas a huir de sus países por la falta de protección ante casos de abusos domésticos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Argelia Atilano (@argeliaatilano) el 23 Oct, 2018 a las 7:21 PDT

La corrupción, la impunidad y la inseguridad entre mafias políticas, grupos criminales y cárteles incluidos son también un detonante para que muchos no tengan futuro asegurado en  ninguno de los dos países.

Según el refugio para migrantes del municipio de Suchiate, frontera occidental entre México y Guatemala., se registraron 7,125 personas de la caravana que entraron a México, siendo 1,500 mujeres, 1,500 niñas y 900 niños los que la conforman.

Más de la mitad del contingente está compuesto por estos grupos, con lo cual se arriesgan a sufrir asaltos, robos, secuestros, violaciones e incluso asesinatos en su intento de atravesar el país. El Centro de Mujeres en Honduras aseguró que este año ha sido el peor en cuanto a asesinatos de mujeres ya que cada vez son más y con más saña. Así que la situación es crítica, el problema es que en México no está mejor y el cruzar bajo las condiciones que lo hacen, las convierte en un blanco igual de fácil que en su país.

Isis Ramírez, de 32 años viaja con tres hijos desde la ciudad de La Ceiba por miedo a que estos sigan padeciendo escasez o que caigan en las redes de la violencia y delincuencia.

"La necesidad de mi país ya no se aguanta, el trabajo que puede uno encontrar no le ayuda a uno a salir a adelante", afirmó Isis a EFE.

Dayana Ávila, de 24 años también es parte de la caravana y viaja con la ilusión de salvar a su hijo de la situación que se vive en su país.

La vida allá es muy difícil. Es muy duro ver a mis hermanos diciéndole a mi mamá que tienen hambre y ella diciéndoles que no tiene nada que les pueda dar", dijo para la BBC.

Te recomendamos en video