¡Esta boricua tiene el empleo más divertido!: Sarah Domenech, la cara de Walt Disney para Hispanoamérica

La latina es la relacionista pública de lo que ella misma define como 'El lugar más feliz del mundo'

De niña, ¿quién no sueña con trabajar en el Reino Mágico de Disney?. Lo que bien pareciera el libreto de una película con un final feliz, es precisamente lo que vive esta boricua día tras día.

Se trata de Sarah Domenech, quien narró al diario local 'El Nuevo Día' cómo es despertar una mañana con el orgullo de ser boricua, para ir a trabajar en el 'lugar más feliz'.

"Cuando leen mi nombre y ven que debajo dice 'San Juan, Puerto Rico' a veces me dicen: ¡Wepa boricua!",reveló entre risas la periodista.

Sarah Domenech,es madre, esposa y trabajadora ejemplar. Es la mujer de sonrisa amable que se encarga de orientar y guiar  la prensa que llega de todos los rincones del planeta a Florida Central en eventos o para alguna cobertura noticiosa especial.

Como toda nena, Sarah fue atrapada por la magia muchos años atrás, influenciada además por su padre , quien era un admirador del ratón más famoso del mundo, Mickey Mouse.

"Sin embargo, aunque era fanática de Disney y hasta mi cuarto estaba decorado con cosas de Blanca Nieves, fui una 'late bloomer' pues mi primera visita a los parques fue cuando tenía 19 años", recuerda Sarah, quien es egresada de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Puerto Rico.

Un sueño hecho realidad

La periodista confiesa que aún se emociona como aquella niña que era cada vez que ve de cerca a uno de sus personajes icónicos.

"Ya era universitaria, pero cuando entré al parque esa primera vez y vi el castillo, lloré de la emoción. Todavía lloro cuando veo a Mickey Mouse", dijo y agregó que "trabajar en esta empresa es un sueño hecho realidad".

La latina asevera que si bien todo suena como el trabajo ideal, el mismo también requiere de disciplina y mucho esfuerzo.

"Siento mucho orgullo de ser puertorriqueña y trabajar aquí. Pero no estoy aquí por suerte. Ha requerido mucho trabajo y esfuerzo. Tenía dos sueños, escribir de temas de artistas y trabajar en Disney. Cuando vine a Orlando en el 2003, llegué sola, dejando a mi familia en la isla y fue por lograr este sueño", afirmó.

 

Te recomendamos en video: