Esta boricua es la encargada de restaurar piezas de gran valor en el Museo de Florida

Gisela Carbonell está a cargo de las piezas del Museo de Bellas Artes de Cornell

Entre las cualidades de las mujeres en el campo profesional es muy común que destaquen la capacidad de ser más detallistas, críticas y cuidadosas.

Cualidades que tiene de sobra Gisela Carbonell, una puertorriqueña de Guaynabo, quien desde hace tres meses tiene una gran responsabilidad en sus manos.

Se trata de la restauración o curación de las colecciones de arte más valiosas del Estado de Florida, en Estados Unidos.

Estas se albergan en el Museo de Bellas Artes de Cornell en la Universidad de Rollins, donde la boricua da lo mejor de sí misma, para la conservación de este patrimonio.

Las obras que aquí se conservan, y que dan cuenta de las manifestaciones artísticas desde la antigüedad hasta la era contemporánea, suman unas 6,000 piezas.

Incluye más de 500 pinturas, de los siglos XIV al XX, y más de 1600 obras en papel (grabados, dibujos y fotografías), así como objetos, artefactos y fragmentos arqueológicos de diversas culturas.

Un perfil académico como pocos

Gisela no siempre pensó en ser curadora, en sus inicios se formó en la carrera de Ciencias Políticas en la Universidad de Puerto Rico (UPR), pero su interés por las artes visuales la llevó a estudiar una maestría en Historia del Arte en Massachussets.

De esta manera, la boricua pudo trabajar en lugares como el Museo de Arte Krannert, en Illinois. También tiene un doctorado en Historia del Arte de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign.

"Allí aprendí sobre lo que ocurre en los museos tras bastidores, todo ese trabajo que las personas desconocen y que se hace antes de exponer una obra. Allí fui desarrollando un interés por la educación, por los museos, pero siempre con mi trasfondo en las ciencias políticas", afirmó.

Pasión por el arte

Con todo ese aprendizaje y una vasta experiencia, Gisela regresó a Puerto Rico y trabajó ocho años como profesora de Humanidades en la UPR de Cayey.

Luego de la UPR, pasó a trabajar en el Museo de Naples, en Florida, y después surgió la oportunidad en el Museo de Bellas Artes de Cornell, que se caracteriza por ser una instalación académica.

 

Te recomendamos en video: