Vuelven a atacar al hijo de AMLO demostrando que México no aprende de sus errores

Una vez más los ataques se hicieron presentes

El Universal sacó una noticia en donde informan que Jesús Ernesto, el hijo menor de Andrés Manuel López Obrador, fue elegido secretario general. Mientras que una compañera ganó la presidencia.

La noticia, aunque sencilla, desató nuevamente el odio del los usuarios en redes sociales. Las personas se volcaron en insultos, comparaciones denigrantes y humillantes, y demás comentarios para ofender a un niño que jamás ha dicho nada ante las cámaras.

amlo

Este tipo de situaciones solamente muestran la falta de educación, la poca tolerancia, y los estereotipos que dominan la cultura mexicana.

No está bien insultar a los hijos de Peña Nieto por el solo hecho de  su padre, no tenemos derecho de insultar a los hijos de Andrés Manuel López Obrador. Son menores de edad que jamás han hecho declaraciones y es totalmente denigrante querer humillarlos a través de una pantalla. 

1.- Porque el peso define la belleza ¿no?

La gente réplica los juicios de peso y luego se sorprenden con los altos porcentajes de trastornos alimenticios en el país.

“Gordito medio re-choncho…y NADA guapo…la mezcla salió fea.
Pero de seguro le dirán que es una …lindura. (la pura barba)”.

2.- Nadie valoró su logro solamente por su aspecto físico

En lugar de inspirar a los niños para que éstos no estén inmersos en la tecnología todos los comentarios se dirigieron a su aspecto.

“Analizando ese chamaco tiene sobre peso por comer chatarra ademas está muy greñudo eso no lo permiten en varias escuelas”.

3.- Los juicios de valor abundaron en los comentarios

Ni siquiera leyeron la noticia pero ya lo atacaron por el simple hecho de ser hijo de Andrés Manuel.

“El chamaco se debe cuestionar si lo escogieron por méritos propios o por ser hijo de AMLO”.

4.- Nuevamente…¿el talento tiene algo que ver con el físico?

Nada tiene que ver cómo te veas con la inteligencia.

“Con esas fachitas que se carga el niño eso fue dedazo y ni hubo votaciones”.

5.- Es triste leer el odio que un niño recibe sin haberlo provocado

La gente pocas veces comprende el impacto que estas comparaciones e insultos tienen en otros.

“Pinche chamaco feo, parece Muppet, y todavía se pinta el pelo el cabron!!!”

6.- Impresionante cómo nadie aplaudió el logro del pequeño

Y solamente perpetúan una sociedad que prefiere juzgar los exteriores a los interiores.

“Y digo yo, ¿en escuela no le dicen anda por traer esas greñas? Ya ves que con cualquier niño luego se la hacen de emoción”.

7.- Los comentarios sexistas por supuesto tenían que hacerse presentes

Nuevamente las mujeres deben hacer esto y los hombres aquello. Mitad del siglo XXl y continuamos rigiéndonos por costumbres de cientos de años.

“Y con todo y los mechones pintados? Realmente parece maricón el chamaco”.

8.- La gente se vuelve más valiente detrás de una pantalla

Detrás de una pantalla todos son capaces de ofender, humillar y criticar.

“Mejor como embajador de la obesidad”.

9.- Comenzaron a juzgarlo sin saber nada de él

¡Por favor!, fueron unas elecciones escolares, no les afecta en absolutamente NADA.

“Claramente trae la escuela de su padre: ser un huevonazo”.

10.- Sin saber nada de él, sin conocerlo, sin que el niño haya dicho una sola palabra a las cámaras

No está bien insultar a un niño; sea hijo de López Obrador, de Peña Nieto o sea quien sea.

“Qué niño tan desagradable”.

Te recomendamos en video: