El tiempo se va volando

Daniela Droz comparte en su columna de esta semana lo rápido que crece su hijo

Entonces, en un abrir y cerrar de ojos, mi niño comenzó su prekínder. ¡Wao, cómo pasa el tiempo! Ha sido una semana intensa e interesante, de muchas emociones maravillosas. Es tan hermoso ver su carita de emoción cuando se mira al espejo y se siente grande. Siempre soñé con poder disfrutarme al máximo estas etapas en la vida de mi hijo. Me preocupaba no tener el tiempo necesario para cumplir con todo y poder brindarle calidad de tiempo a mi Kennito, pero Dios conoce el anhelo de nuestro corazón, y su infinita misericordia siempre nos alcanza cuando le creemos y confiamos.
Llevo años trabajando muy duro para lograr sentir la seguridad que siento hoy al poder manejar mi tiempo y disfrutar cada etapa. Esta semana también fue mi cumpleaños. Me encanta celebrar los cumpleaños, no necesariamente con una fiesta, pero sí me conformo con globitos y un cupcake con velita para soplar. Hay tantas razones para dar gracias: la vida, los hijos, la salud, hasta las adversidades, porque nos fortalecen. Esta semana también recibí excelentes noticias sobre oportunidades de trabajo y también algo a nivel personal, y ambas noticias me hicieron pensar en cómo la vida nos va llevando a donde anhelamos estar, poco a poco y sin darnos cuenta. El tiempo, sencillamente, se va volando. Por eso, no debemos malgastarlo abrumándonos pensando qué vamos a hacer si las cosas que planificamos no salen como queríamos al momento.
Cada vez que veo la carita de mi Príncipe y escucho su vocecita, me transporto a cuando ya no hable igual y ya no pueda cargarlo, y la nostalgia es inevitable.
Es ahí donde recuerdo que no saco nada con eso porque la vida se trata de vivir el hoy y el ahora. Entonces, ahora, me toca disfrutármelo al máximo. Ahora me toca abrazar las oportunidades  profesionales que se presenten. Ahora me toca vivir en equilibrio y dar gracias. No hay por qué tener miedo a los cambios, porque son inevitables. De eso se trata la vida, de constantes cambios. Arriésgate a vivir con intensidad sin pensar en que tu vida o tu físico van a cambiar algún día. No pierdas tiempo; recuerda QUE EL TIEMPO SE VA VOLANDO. #ypacuandolovoyadejar #séfeliz