Las críticas al ganador de la beca de Guillermo del Toro que demuestran lo peor de los mexicanos

La sorpresa fue que el propio Guillermo del Toro contestó con un tuit defendiendo lo que ocurrió

ANIMEXICO es un programa de becas, apoyado por Guillermo del Toro y Cinépolis, dirigido a estudiantes mexicanos de Animación. Dicha beca se otorga a aquellos que aplican para hacer la Maestría en Artes: Animación de Personajes y Realización de Cine Animado en la escuela de comunicación visual, artes y animación GOBELINS, de París, una de las mejores del mundo.

A lo largo de los años, el cineasta mexicano, ganador del Oscar a Mejor Director y Mejor Película por La forma del agua, se ha mostrado comprometido con los jóvenes mexicanos que como él, buscan triunfar en la industria del cine, creando mundos fantásticos y por qué no, aspirar a una estatuilla dorada. De acuerdo con lo que se anunció durante la 15ª edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), ANIMEXICO cubrirá las tarifas escolares así como todos los costos de viaje y manutención del estudiante.

Inicialmente Del Toro dijo que la beca se le daría a una persona, pero debido a la respuesta que recibió la convocatoria se extendió a tres estudiantes ganadores, anunciados hace un par de días y son: Ramiro Tamez, Gabriela Camarillo y Christian Arredondo.

Sin embargo, éste último ha desatado una guerra de opiniones en Twitter ya que "se atrevió" a pedir dinero para costear su boleto de avión.

En teoría, la beca cubrirá los gastos de los ganadores durante su estancia en París, sin embargo, son ellos quienes deberán costearse el boleto de avión que cuesta alrededor de 20 mil pesos según cuándo lo compres (según varios sitios de venta de boletos puede salirte entre 12 mil y 36 mil pesos mexicanos). Pero ya que las clases comienzan en septiembre de este año, los ganadores deberán apurarse a comprar sus boletos y es justo ahora cuando están más caros por ser temporada alta y poco tiempo de anticipación.

Según Christian Arredondo, de 31 años de edad y originario de Guanajuato, no cuenta con los recursos para adquirir su boleto, por lo que pidió a las autoridades de Celaya apoyo económico para cumplir su sueño de estudiar en dicha escuela de animación. La petición fue aceptada por el gobierno municipal del estado pero aunque parecía que quedaría ahí, Internet decidió estallar una guerra en contra de Arredondo. Y es que si bien hubo quienes le aplaudieron a Christian, también hubo quienes cuestionaron su esfuerzo e incapacidad por pagar un vuelo de dichos precios.

El comentario que estalló todo fue el de una usuaria llamada @LadyCorrales, quien a su parecer, a los 31 años ya deberías tener el poder adquisitivo para pagar un boleto de avión. Por si fuera poco, hace referencia a "ser becario" y "no tener tarjeta de crédito con 30 mil pesos libres".

La sorpresa fue que el propio Guillermo del Toro contestó con un tuit que explica perfecto el fin de la beca y el apoyo económico.

Y es que vamos, si Guillermo del Toro te otorga una beca para que vayas a estudiar a una de las universidades más prestigiosas de animación del mundo, ALGO hiciste muy bien ¿no?

El problema no es que Christian tenga 31 años, sea becario (siguiendo el tuit) y no tenga una tarjeta de crédito para pagar un boleto a meses sin intereses. El problema es que existan tantísimos jóvenes en la misma situación que él de "no poder costear su sueño", porque sí, hubo quienes defienden que si realmente era su sueño irse, debería de esforzarse más para conseguirlo a como de lugar, así sea vendiendo chicles o lo que sea.

 "Estoy segura que si te ganas una beca (para cumplir tu más grande sueño), que te mantendrá por 2 años, vendes hasta piedras para pagarte el viaje y seguro allá trabajas para mandar.", escribió una usuaria.

 

¿Realmente en México alguien de 31 años debe tener 30 mil pesos libres en su tarjeta de crédito para costearse un boleto de avión a Europa, teniendo en cuenta cuánto es el sueldo promedio en el país? Porque si a eso le sumas gastos diarios y las pésimas condiciones de trabajo bajo las que muchos están sometidos, quizá no es tan fácil como aseguran en Twitter. Ojo, no conocemos la situación económica de Christian.

La realidad millennial es que hoy se vive con bajos salarios y escasa oferta laboral

"Está muy bien. Pero no démosle todo al que no tiene nada. Que van a decir ahí? Ah es la Beca de Guillermo? Que brille por méritos propios, que se rasque como pueda pero que sude algo la camiseta", contestó un usuario al tuit del cineasta. 

¿Será que a los 31 años ya todos deberían vivir sin deudas y 'bien acomodados'?  ¿Cuántos jóvenes realmente tienen un ahorro, un trabajo fijo y asegurado, un sueldo superior, una tarjeta de crédito sin deudas y una vida sin gastos? Puede que muchos, pero no todos y quizá Christian entra en el grupo que no lo tiene todo. O quizá sí pudo haberse esforzado más.

México es uno de los países con los menores salarios entre los países de la OCDE y los llamados millennials (jóvenes de entre 20 y 35 años), hoy conforman casi la mitad de la población mexicana en edad de trabajar, pero están en medio de un escenario gris donde no importa cuánto hayas estudiado, las puertas del éxito y la riqueza no están abiertas para todos y aún teniéndolas, no hay nada asegurado.

"Pues no, chava, entiende que cada situación es distinta, que no todos y no siempre se puede acceder a las oportunidades y que no todo es cuestión de "querer=poder", contesta un usuario a otra.

Otro dato…

Para obtener la beca, Christian pasó por muchas pruebas, empezando porque primero debió ser admitido en la maestría, la cual exige: dominio de inglés, estudios de licenciatura en animación o experiencia profesional en el campo, excelente dominio de las técnicas de dibujo relacionadas con el campo de la animación (bocetos dinámicos y expresivos, perspectiva, originalidad gráfica), habilidades en animación 2D y animación 3D, conocimiento de herramientas de animación tradicionales y software como Photoshop, Premiere, Flash y TV Paint, conocimiento de composición con After Effects y de animación con Maya, entre otros requisitos. ¿Entonces le damos crédito por su trabajo o también se ganó la beca "por flojo"?

Es claro que puede haber muchas caras de la moneda pero mientras que criticar es muy fácil, al final no sabemos sus circunstancias ni vivimos su vida para saber por qué no tuvo esos 15 mil, 20 mil o 30 mil pesos para su vuelo. La realidad de cada quien es diferente.

 

Te recomendamos en video