5 deportistas que salieron del closet sin importar las consecuencias

Salir del closet: una prueba que pocos atletas superan.

El mundo deportivo no se distingue por su apertura a la diversidad sexual. Pero muchos atletas han decidido expresar su verdad, sin importar las consecuencias. Algunos sobrevivieron y siguen sus carreras, pero para otros significó dejar atrás todos sus logros y emprender nuevos rumbos.

La reciente declaración de la futbolista chilena Fernanda Pinilla reanima la polémica, donde además queda claro que en Latinoamérica estamos bastante lejos de los derechos alcanzados en otros países.

Como ella, otros dieron un paso al frente y contaron su verdad al mundo:

Florencia Espiñeira

La ciclista, campeona panamericana de Cross Country y de la carrera Andes Pacífico de Mountain Bike, fue la primera deportista profesional en reconocerse abiertamente homosexual en Chile. Con sus 22 años, no teme hablar con claridad de su vida: “Yo soy gay, y si decirlo sirve para que todos en la misma situación hagan lo mismo, perfecto”, declaró a La Tercera.

En esa entrevista confesó no tener ningún complejo, ya que “estoy orgullosa de poder estar con mi polola en las carreras. Evidentemente siempre preocupa que pueda darse una discriminación en el ámbito profesional, porque es tu fuente de ingresos, pero no creo que eso vaya a pasarme”.

La corredora, que alcanzó el tercer puesto en la Copa del Mundo junior también de Cross Country, espera que su declaración sirva “para que todos los homosexuales puedan reconocerlo. Ojalá que valga para que dejen de esconderse y puedan llevar una vida más abierta dedicada al deporte”.

Orlando Cruz

“Siempre he sido y seguiré siendo un orgulloso puertorriqueño. Siempre he sido y seguiré siendo un orgulloso hombre gay”, confesó el boxeador Orlando Cruz -en un comunicado en octubre de 2012- tras haber ganado el título mundial de las 126 libras y portar la bandera LGTB en el ring.

Cruz se convirtió en el primer boxeador en declararse homosexual de forma abierta durante su actividad profesional. Tras la polémica, el cantante boricua Ricky Martin lo apoyó, así como el pugilista Miguel Cotto.

Yulimar Rojas

La campeona mundial y medallista olímpica en salto triple tampoco esconde sus preferencias. En sus redes sociales publica fotos con su pareja y envía mensajes de autoestima a sus seguidores, revelando su carácter combativo.

La venezolana, integrante del equipo de atletismo del FC Barcelona, escribió en su Instagram: “Fácil es juzgar los errores de otros, difícil reconocer los propios. Fácil es hablar sin pensar, lo difícil es pensar antes de hablar, fácil es dictar reglas, lo difícil es seguirlas. Fácil es criticar a los demás, lo difícil es mejorar uno mismo. En la tranquilidad hay salud. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate. El mejor paso que puedes dar está en ti mismo”.

Ian Thorpe

La superestrella del nado australiano y merecedor de 9 medallas olímpicas salió del closet durante una entrevista en televisión. “Quiero decirle al mundo que soy gay y espero que esto haga las cosas más fáciles para otros. Tenía la sensación de que la mentira se había hecho muy grande. No quería que la gente ponga en juego mi integridad”, contó Ian emocionado al mundo.

Reportes de prensa indicaban que el nadador, el único en ganar seis medallas de oro en un solo campeonato mundial de su disciplina, había sufrido de depresión por no aceptarse.

Michael Sam

Su caso fue histórico desde el principio. Él mismo sabría lo difícil que iba a ser contarle a sus compañeros de la NFL que era gay. Así lo hizo en 2014, convirtiéndose en el primer jugador de fútbol americano en hacerlo.

Pero año y medio después se despidió de la liga sin más, rechazado por la intolerancia. Sam fue premiado como mejor defensa de la conferencia SEC universitaria en 2013, por lo que se esperaba tuviera una carrera brillante que eclipsó no por sus méritos deportivos, sino por su opción de vida.

Te recomendamos en video: