Dejan ciegos a dos bebés por negligencia médica

Los médicos no tomaron en cuenta las condiciones de ambos casos. Negligencia médica absoluta

La Comisión Nacional de derechos Humanos (CNDH) emitió un par de recomendaciones para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por “la inadecuada atención médica a dos menores de edad” en Michoacán y Sonora, que derivó en la pérdida de vista permanente en ambos.

A través de un comunicado, la CNDH indicó al director General del IMSS, Tuffic Miguel Ortega, que parte del personal de la organización de salud atendió de manera de forma negligente a dos bebés en los Hospitales General de Zona 8, de Uruapan, Michoacán, y de Especialidades No. 2, de Ciudad Obregón.

El primero de los casos ocurrió en 2015 en Ciudad Obregón, Sonora, cuando un bebé de 8 meses fue ingresado al Hospital General 5 por un “defecto de campo visual”. El pequeño fue ingresado en enero de ese año durante unos meses en la UMAE-2 para su valoración y tratamiento para revertir el problema pero en mayo del mismo año fue diagnosticado con “tumor maligno de la retina” en el ojo izquierdo.

Fue así que se determinó la extirpación del ojo afectado pero al momento de la intervención, el médico responsable extirpó el ojo derecho a pesar de haber sido informado que debía ser el izquierdo. Posteriormente en otra cirugía, le extrajeron el ojo izquierdo con el tumor, provocando la perdida total de visión del menor.

El médico oftalmólogo responsable de la intervención debía  “violentó los derechos humanos del menor paciente al modificar el plan quirúrgico inicial en la cirugía programada en la que debía extirparle el ojo izquierdo y revisarle el derecho para valorar la posibilidad de colocarle una válvula Ahmed, según el reporte de la CNDH.

El segundo caso ocurrió, en octubre de 2016, en el Hospital General de Zona no. 8 en Uruapan, Michoacán. El bebé nació de 31 semanas y con síndrome de dificultad respiratoria a déficit de sufractante pulmonar, además de presentaba datos clínicos sugestivos de sepsis (infección) temprana. A pesar de lo delicado del caso, los médicos omitieron la realización de cultivos de sangre u orina para confirmar o descartar un proceso infeccioso ni tampoco aplicaron tratamiento antibiótico.

El organismo acreditó que en ambos casos los médicos tratantes violentaron los derechos humanos de protección de la salud y a la integridad física

La CNDH pidió al director del IMSS reparar integralmente los daños provocados en ambos casos, que incluyen la compensación e indemnización de las familias afectadas y atención psicológica.  Finalmente, la comisión solicitó dar seguimiento penal y jurídico contra los médicos.

Te recomendamos en video