Dejan morir a su bebé prematura por su religión y ahora irán a la cárcel

La mujer no sabía que estaba embarazada de gemelas y tras dar a luz sólo se puso a rezar con su pareja

Debido a las creencias religiosas de la pareja, Sarah Mitchell no recibió atención prenatal. Sin el beneficio de un ultrasonido, la pareja no sabía que estaban teniendo mellizos o que los niños estaban en riesgo.

Ambos son miembros de una pequeña congregación ultra religiosa conocida como los Seguidores de Cristo. En esa comunidad rechazan la atención médica y en cambio creen en la sanación por medio de la fe.
Sarah no sabía que estaba embarazada de mellizas.

Durante todo el proceso no recurrió a médicos ni tuvo cuidados prenatales. El 5 de marzo de 2017 al dar a luz de forma natural en su casa, ambas niñas comenzaron a tener serias dificultades para respirar. La madre y Travis avisaron a su comunidad para que comenzaran a rezar y así salvar a las mellizas. Nadie llamó al 911 para pedir una ambulancia.

La iglesia, que cree en una interpretación literal de la Biblia y rechaza la medicina moderna, tiene sus raíces en el movimiento pentecostal del siglo XIX, informó Associated Press. La sucursal en Oregon fue fundada por el abuelo de Sarah Mitchell.

"Creen que Dios sana, que todos los cristianos creen, pero dan un paso más, pensando que Dios siempre sana", explicó The Washington Post.

Eran alrededor de las 8:45 del 5 de marzo de 2017 cuando ocurrió la tragedia. Inesperadamente, la muerte de Gennifer provocó la salvación de su hermana melliza, Evelyn. Tras conocerse el deceso de la menor, las autoridades iniciaron una investigación y decidieron visitar las condiciones en que se encontraba el hogar en el que vivía.

Un médico forense, al observar que su hermanita también tenía dificultades para respirar, la tomó consigo y la llevó a un centro hospitalario donde le salvaron la vida. Los rezos tampoco estaban haciendo efecto sobre la niña.

Las niñas no habían sido entregadas en un hospital ni fueron atendidas por médicos. Una de las bebés murieron en medio de las oraciones murmuradas de amigos y familiares. Cuando las autoridades llegaron, Sarah Mitchell, se encontraba en el dormitorio principal acunando la niña muerta en una manta. Su esposo también estaba en la habitación, al igual que el padre de Sarah. Las bebés habrían nacido a las 2:55 p.m. Horas después, una de ellas dejó de respirar y murió alrededor de las 7 p.m.

 

Te recomendamos en video