"Camaleones": Se hacen pasar por extranjeros para tener sexo con mujeres rusas

¿Hasta dónde llegan la misoginia y la falta de imaginación masculinas?

Dmitry Belyaev, MWN

Las redes sociales en Rusia están llenas de videos de mujeres locales saliendo con extranjeros que vinieron al torneo. Los usuarios las acusan de humillarse a sí mismas y al país. El tema de las bellezas rusas “fáciles” se convirtió en uno de los más debatidos luego de que se filtrara una grabación en Twitter que muestra a fanáticos de Polonia involucrados en sexo oral con una mujer del país anfitrión del Mundial en la calle.

Por ejemplo, una columna publicada por un periódico de Moscú incluso ha causado un escándalo entre mujeres ya que su autor, Platon Besedin, criticó "la corruptibilidad de las jóvenes" y las acusó de actuar como “pu**s” por acostarse con fanáticos extranjeros.

"Si no queremos que la imagen de Rusia se correlacione con una pu*a vulgar que busca a una víctima extranjera, debemos actuar en este momento", afirmó en el artículo.

Y aunque la indignación está en el aire, ambos bandos, fanáticos y mujeres locales, parecen estar interesados ​​en conocerse. Las estadísticas reveladas por los proveedores de internet en Rusia muestran un aumento de "me gusta" recibidos en Tinder en un 42% y emparejadas en un 66 por ciento.

 

"Occidente está idealizado aquí, por eso todos piensan que los extranjeros son mejores de lo que realmente son”

Galina Lapteva, estudiante de 19 años

La transformación de mujeres locales en "trofeos" durante la Copa Mundial, sin embargo, comenzó meses antes del inicio del torneo con la Asociación de Fútbol de Argentina emitiendo manuales que incluían una sección sobre cómo ligar con rusas.

Y gracias a todo lo anterior, surgió un nuevo fenómeno en el país llamado "camaleones": las personas que viven en la tierra anfitriona de la Copa y se presentan como extranjeros para tener mejores oportunidades de conocer a bellezas locales.

Conocí a uno de ellos mientras trabajaba en el centro de Moscú. Vestido en la camiseta del equipo nacional de Argentina, con toda la cara en azul y blanco, un hombre iba y venía buscando algo en la calle llena de fanáticos. Le pregunté en español si podía darme una entrevista, pero estaba confundido.

"Lo siento, yo … Kirguistán", se rindió, confesó y se escapó de mí. Más tarde lo vi bebiendo con aficionados de Brasil en compañía de varias mujeres.

Así que cambié de forma a Rodrigo, un hombre del norte de México que vive cerca de la frontera con Estados Unidos y llegó a Rusia por dos semanas durante el Mundial. Fui a la calle Nikolskaya, donde la fiesta transcurre día y noche, para averiguar si el truco está realmente funcionando.

 

"Los fanáticos de otros países que llegaron a la Copa del Mundo son muy alegres. Y festejar con ellos es una gran oportunidad para practicar el idioma inglés”

Anastasia Ilyushina, estudiante de 20 años

Parecía más fácil empezar la conversación con un "¿cómo llego a…?” Así que elegí la Catedral de Cristo Salvador, la iglesia cristiana ortodoxa más alta del mundo, como un destino al que quería ir. La primera mujer caminando sola me llamó la atención ya que llevaba un sombrero negro y estaba cubierta con una bandera rusa.

"Lo siento, ¿cómo puedo llegar a la Catedral?", pregunté en español y luego en inglés.

Ella sonrió y me invitó: "Vamos, te mostraré el camino".

Caminamos hacia la Plaza Roja juntos durante unos cinco minutos. Tanya, tal como se presentó a sí misma, no sabía si era posible cenar cerca del lugar al que iba porque "los rusos suelen comer en casa y no salen tanto". Inmediatamente le pregunté si iría a cenar conmigo, pero rechazó la propuesta porque ya tenía planes para esa noche. Conseguir su número "para vernos en el futuro" fue mucho más fácil. Tanya lo apuntó ella misma en la libreta de contactos de mi teléfono, para que yo no escribiera mal su nombre. Decidimos ponernos al día más tarde e hice una llamada telefónica a otra periodista de Metro que me acompañaba y me dirigí a otra dirección.

"Creo que las chicas rusas están buscando algo exótico”

Anastasia Ivanova [apellido cambiado], estudiante de 19 años

 

Mientras buscaba a alguien más con quien hablar, noté que las mujeres rusas en su mayoría caminaban en parejas. Debería haber sido mucho más difícil conocerlas, pero no era así para los fanáticos. En el camino, un hombre de Argelia abrazó a dos mujeres con la bandera de su país y comenzó una conversación con una de ellas. Otro tipo sin signos de identificación, pero moreno con pelo largo al parecer intercambiaba números de teléfono con dos chicas al mismo tiempo.

mujeres rusas en el mundial

Decidí hacer un “camaleón” a un hermano de la otra periodista con cabello rizado y lentes. Se convirtió en Mario de Argentina, ya que llevaba una camiseta azul. La investigación empezó a ir más fácil ya que fuimos hacia las dos primeras mujeres en el camino.

"¡Hola! ¿Dónde podemos comer?” preguntamos y se rieron de nuestra forma de hablar. Aunque no se dieron cuenta que éramos rusos, comenzaron a explicar en inglés que había un restaurante con comida rusa cerca y que podemos probar algo allí.

La chica con un vestido blanco llamada Polina nos dio su número de teléfono pero también dijo "no" a una invitación para cenar.

"Lo siento chicos", dijo con una expresión de cara triste. "Todavía vivimos con nuestros padres y estarán muy enojados si llegamos tarde".

Nos tomamos una selfie juntos y cruzamos al otro lado de la calle con Mario enseguida tratando de hablar con otras dos mujeres, sin embargo se miraron y huyeron diciendo "no inglés, no inglés".

Nuestras últimas "víctimas del experimento" fueron dos mujeres que llevaban relojes, collares y sostenían elegantes bolsos de mano cerca de la entrada a Nikolskaya, donde los policías revisaban a todos los que entran a la calle. Después de tomar una fotografía juntos, las invitamos a una fiesta en uno de los clubes de Moscú esa noche y nos prometieron vernos allí.

En fin, los rusos pueden burlarse de las mujeres con memes que dicen: "Voy a cualquier bar, pongo el dedo en la mesa y digo “this is table” en inglés y la orgía comienza", pero la realidad que sentí era diferente –por lo menos en la calle–. Si bien definitivamente están interesadas ​​en conocer gente de otros países y sonríen un poco más de lo normal, las mujeres de la nación anfitriona de la Copa del Mundo no están tratando de llevar a tener sexo a todos los que muestran interés en ellas.

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO