Biógrafa de Don Francisco desclasifica episodios de acoso sexual y abuso de poder del animador

La idea de la escritora es "refrescar la memoria" por denuncias hechas públicas hace un par de décadas.

Hace dos años, la escritora y periodista Laura Landaeta escribió el libro "Don Francisco: Biografía no autorizada de un Gigante", obra polémica que incluso le cerró puertas a la autora y provocó que recibiera amenazas "solapadas y anónimas".

En una columna publicada por El Mostrador, la escritora detalló casos de acoso sexual y abuso de poder por parte del reconocido animador Mario Kreutzberger, quien "escondido en la entretención y la solidaridad, ha generado a su alrededor un halo de impunidad frente al abuso de poder y el acoso".

Según Landaeta, Don Francisco "cambiaba favores sexuales en camarines por televisores, lavadoras y electrodomésticos", asegurando que las mujeres que trabajaban con él lo consideraban "peligroso".

"'Había que caminar con el poto en la pared', recuerdan hasta hoy medio en broma, medio en serio", escribe, agregando que "hubo casos de acoso desmedido y abuso de poder, según los numerosos testimonios que recogí a lo largo de la investigación".

Además, la periodista aseguró que existe un círculo de protección al animador compuesto por "rostros y líderes de opinión que reaparecen de tanto en tanto en la Teletón (…). En público se refieren a él como si se tratara de una dignidad eclesiástica. En privado, comentan pero se cuidan. Callan. Tienen miedo".

La idea de la escritora es "refrescar la memoria" por las denuncias hechas públicas hace un par de décadas, recordando, por ejemplo, la denuncia realizada en 1994 por parte de la modelo mexicana Ana Isabel Gómez, confirmando la fama de Don Francisco de "cambiar sexo por favores y regalos", detallando que el comunicador habría intentado violarla en uno de los hoteles Sheraton en Miami. No obstante, Univision tomó cartas en el asunto y llegaron a un "acuerdo de silencio a cambio de miles de billetes verdes".

Además, la cantante argentina Nanci Guerrero, quien lo acusó de "conductas indecorosas", y que, al rechazar los manoseos y besos de Don Francisco, habría visto mermada su carrera por muchos años, y "fue vetada y perseguida por el animador".

Otra de las historias es la protagonizada por Rosa Mundaca, quien conoció a Don Francisco siendo menor de edad y lo acusó de ser el padre de su hijo, Patricio Flores Mundaca, llegando el caso a tribunales y terminando en una prueba de ADN, que pese a resultar negativa, generó dudas en el medio: el expediente desapareció misteriosamente, fue proporcionado por el mismo animador y "jamás se tomaron nuevas muestras".

"Para colmo, el que señala ser su hijo, acusó a su abogado de recibir dinero del animador a cambio de su silencio, dinero que nunca le llegó a él y que, asegura, jamás habría aceptado", agregó.

Uno de los periodistas confirma el ofrecer regalos y favores a cambio de sexo, relatando que llevó a una mujer a la oficina del animador pues él mismo se lo había pedido.

"Mario estaba en su oficina con ella y para colmo no estaba cerrada la cortina, solo el visillo de la ventana y cuando miro hacia adentro, me doy cuenta que la mujer le estaba practicando sexo oral. Golpeé la puerta para que dejaran de hacerlo y le dije: 'Mario, te busca Rubi' (Anne Gumpert, directora de Canal 13)", declaró el periodista.

Otra conducta frecuente era la de arrendar una casa rodante como camarín durante las grabaciones en exteriores, como el Parque O'Higgins o el cerro Santa Lucía: "Mario solía mirar a las personas que se agolpaban a saludarlo y elegía una del grupo. Bastaba con una sola mirada a una de sus periodistas de mayor confianza, que trabaja hoy en Teletón, para que ella supiera que debía llevarla a conocer a Mario. Esos encuentros eran larguísimos, atrasaban por completo las grabaciones y muchas veces incluyeron intimidad, de la cual se jactaba después con el mismo equipo", relata otra periodista del equipo.

Te recomendamos