La dura realidad de los niños transgénero que retrasan su pubertad con tratamiento para decidir sobre su sexo en Reino Unido

Más de 300 niños transgénero toman tratamiento para bloquear la llegada de la pubertad y decidir sobre su sexo en Reindo Unido.

Más de 300 niños transgénero toman tratamiento para bloquear la llegada de la pubertad y decidir sobre su sexo en Reindo Unido.

El objetivo es darles tiempo para decidir si quieren vivir sus vidas como hombres o como mujeres.

"Estoy contenta de que me hayan dado la medicación porque ahora sé que no me va a salir vello facial. No quiero barba, soy una chica", dijo James de 11 años, quien usa el nombre de “Jessica” y se está preparando para empezar la escuela secundaria en septiembre.

Hace poco que acaba de empezar un tratamiento para bloquear la pubertad que consiste en inyecciones hormonales mensuales.

"Si alguien me pregunta si soy transgénero, entonces se lo digo. No lo voy a gritar, pero lo voy a decir. Me parece bastante grosero, la verdad, cuando la gente dice que esto es solo una fase porque en realidad no lo entienden", dijo.

El servicio de salud pública de Reino Unido (NHS por sus siglas en inglés) dispone de dos centros especializados para tratar a menores de 18 años por temas de género.

El número de niños que visitaron las clínicas el año pasado aumentó en un 25%, hasta alcanzar 2.519, unos 50 a la semana.

De esos 2.519 unos 300, como "Jessica", son referidos a otra clínica distinta para empezar un tratamiento de bloqueo hormonal que solo puede ser recetado por el NHS después de iniciada la fase de la pubertad.

Lo que dice la madre de "Jessica"

Lo que este tratamiento reversible hace es evitar que el cuerpo produzca hormonas sexuales, para así retrasar procesos como el desarrollo de los pechos, la gravedad de la voz o el vello corporal.

Esta medicación, que se le ofrece desde 2011 a los menores de 16 años, es una manera de "comprar tiempo" para que puedan pensar y decidir con menos presión cómo quieren vivir sus vidas.

La madre de “Jessica”, así como su padrastro, dicen sentirse "aliviados" por su hija, que estaba muy preocupada por la posibilidad de que le creciera pelo en la cara.

"No sé si estar contenta o triste. Sé que este no es el final y que los efectos son reversibles. Pero para mí es una confirmación de que este es el final de mi (hijo) James. Lo más importante para nosotros es la felicidad de nuestro hijo. Obligarlos a tratar de ser alguien que no son no es una opción. Solo queremos que sea feliz, eso es todo", ", admitió su madre, Ella.

Los fuertes mensajes que reciben los niños transgéneros

Cas, que tiene 13 años compartió con la BBC algunos de los mensajes de abuso que recibió de manera anónima, para aumentar la concienciación sobre el tipo de cosas con que los niños transgénero tienen que lidiar.

"Si te veo vivo en la escuela el lunes voy a filtrar el hecho de que eres en realidad un pequeño trans y que ni siquiera eres un niño. Así que hazlo, adiós patética nena. Te veo en el infierno", decía el mensaje de texto que vio la BBC.

"Algunas personas no se dan cuenta del efecto que sus palabras pueden tener sobre la gente", dijo Cas, que admitió haberse sentido muy mal al recibir ese mensaje.

Te recomendamos en video