Lozano afirma que esto es tabú, porque se trata de un ídolo, pero recalca la doble moral: "Es muy fácil caerles a los señores Neira y Cárdenas y despellejarlos vivos por sus guachadas y no exigirle a Falcao, pero estamos celebrando la fabricación de la falta que no existió y produjo el gol”, puntúa. Para ella es claro: si se celebra el mal comportamiento de los ídolos, no se puede reclamar a dos colombianos anónimos que se porten como se portaron.
¿Y usted, qué opina?