Los videos que muestran la terrible realidad de los niños enjaulados en la frontera de Estados Unidos

¡Inhumano! Cientos de niños esperan en una especia de jaulas creadas con vallas de metal dentro de un viejo almacén en el sur de Texas.

¡Inhumano! Cientos de niños esperan en una especia de jaulas creadas con vallas de metal dentro de un viejo almacén en el sur de Texas.

Esto ocurre por la política de 'tolerancia cer' anunciada en mayo pasado por la administración del presidente Donald Trump, y que ha supuesto ya la separación de unos 2,000 niños migrantes de sus padres, tras ser detenidos en la frontera, situación que tiene un efecto devastador en los menores.

El protocolo estadounidense prohíbe detener a los niños con sus padres, debido a que los menores no están acusados de un delito, y los padres sí.

Según cifras ofrecidas por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), al 15 de junio, el gobierno estadounidense ha apartado casi 2.000 niños de sus padres desde finales del mes de abril, después de que el Fiscal General de EE.UU., Jeff Sessions, anunciara una política que incluye redadas masivas o la imputación de cargos penales a todos los inmigrantes capturados, entre otras medidas, además de la separación de familias.

Por lo que los niños están en condiciones inhumanas en estos albergues y separados de sus padres.

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos permitió el domingo a un grupo de periodistas visitar brevemente las instalaciones donde retiene a las familias de inmigrantes tras cruzar la frontera de Estados Unidos con México.

Más de 1.100 personas se encontraban dentro de esta instalación grande y oscura, que se divide en alas separadas para niños no acompañados, adultos solos y madres y padres con niños. Las jaulas en cada ala se abren en áreas comunes para usar baños portátiles. La iluminación del techo en el almacén permanece encendida todo el día.

La Patrulla Fronteriza informó que cerca de 200 personas dentro de la instalación eran menores sin compañía de un padre. Otras 500 eran 'unidades familiares', padres e hijos. Estos menores son enviados a albergues o centros de acogida mientras los adultos enfrentan cargos judiciales; aunque muchas familias inmigrantes denuncian que la reagrupación posterior es casi imposible debido a la falta de registro.

El objetivo es disuadir a los inmigrantes a cruzar la frontera, pero grupos eclesiales, defensores de los derechos humanos y legisladores demócratas han criticado duramente la política, calificándola de inhumana.

La primera dama Melania Trump pidió ayer a los legisladores que se pongan de acuerdo en el Congreso para cambiar una situación que “odia” mientras que el presidente Donald Trump culpó directamente a los demócratas de la política.

Pero legisladores demócratas, entre otros, señalaron que ninguna ley ordena la separación de niños y padres en la frontera con México.