Los escándalos más bochornosos de los jugadores de la Selección Colombia y sus parejas

Separaciones, infidelidades: mucho pasó en estos cuatro años.

Cuatro años no parecen nada, pero también son una eternidad: en Brasil 2014 muchos adoraban la idílica pareja que James Rodríguez y Daniela Ospina conformaban. Jóvenes, exitosos, religiosos, trabajadores, modestos, a la puerta del éxito. Eso, complementado con una hija adorable. Ya sabemos cómo terminó la historia.

Por esta razón, mostramos cuáles han sido los líos de faldas que han tenido los integrantes de la Selección Colombia y que en su día generaron bastantes titulares y comentarios.

James y Daniela se separan

La pareja de oro de la farándula y el deporte colombiano llegaba a su fin. Luego de mostrar su idilio y su vida familiar- que tan bien funcionó para marcas y para cuestiones de imagen-, el año pasado conmocionaron a los colombianos con su separación. Ospina estaba en Colombiamoda, desfilando para Joy Staz, lo que generó inmediata expectación. James, quien ahora pertenecía al Bayern, guardaba silencio.

Poco a poco comenzaron a salir las historias. A Ospina se le atribuyeron supuestos romances. Entonces, apareció Helga Lovekaty, por octubre.  Al dejar mensajes en las redes de James, les atribuyeron una historia y el chismorreo y morbo del país se azuzó. Vinieron las inevitables comparaciones y el mote de "rompehogares" (por decirlo decentemente) fue el más aplicado a la modelo rusa. A tanto llegó el tema, que la  madre de James negó el romance. Lo cierto es que, la pareja más famosa de Colombia se separó y ahora conviven civilizadamente por su hija, Salomé.

El triángulo amoroso del Junior de Barranquilla

teofilo gutierrez

Teófilo Gutiérrez protagonizó un bochornoso episodio a finales del año pasado dentro de su equipo. Medios barranquilleros revelaron que este habría enviado mensajes sugerentes a la esposa de su compañero paraguayo, Roberto Ovelar. Ella, según se contó, mostró a su marido la conversación y el jugador se acercó a las directivas del club para quejarse por la situación.

El delantero dijo que otra persona manejaba sus redes, pero el CM del equipo negó haber enviado los mensajes, indicando que fue el mismo Teófilo quien envió los mensajes. Esto hizo que el paraguayo dejara el club y expresó su molestia por cómo se manejó la situación.

 

Sara, "la malvada"

Si bien Fredy Guarín no fue uno de los convocados para Rusia, su historia tumultuosa con la presentadora y modelo ha generado todo tipo de comentarios. En 2016 estalló el escándalo: se dijo que Uribe se interpuso entre el matrimonio del jugador y Andreína Fiallo. Esta, por su parte, afirmó que Fiallo ya estaba separada de él y que la amenazó en redes sociales. Total, todo quedó reducido al triste cuento machista de la pelea de "gatas" que se pelean por el cándido hombre.

Pero eso no fue todo: en 2018 volvió la novela. Uribe era acusada esta vez por la entonces novia del futbolista, Iveth Ardila, de interponerse en su relación. La señaló de que ella fue quien sedujo al futbolista (otra vez cándido e inocente) y eso hizo que Ardila se devolviera de China. Uribe se mudó después y se burló de las declaraciones de la modelo en "La Red".

El slutshaming de Cindy Álvarez

Aunque en un mundo ideal las mujeres deberían ser libres de enviar fotos de sus cuerpos desnudos, el mundo real es cruel ante eso: gracias a Internet, las mujeres terminan en sitios porno y siendo señaladas por su entorno por mandar "nudes" o por filmarse teniendo relaciones.

Esto le pasó a Cindy Álvarez, esposa de Andrés Mateus Uribe, quien sí fue convocado a Rusia. Ella concursó en "Señorita Antioquia" y lo que hizo en relaciones anteriores le pasó factura en un país tan machista como Colombia. Sus nudes circularon y fue señalada y acosada. Entonces, ella puso punto final publicando las imágenes en su cuenta de Instagram. ¿Hasta cuándo entenderá la gente que un cuerpo desnudo no es motivo de degradación?

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO