“Si no puedo tenerte, nadie más podrá”: dice joven antes de lanzarle ácido a su ex pareja

Mark Van Dongen aceptó  estar una noche con su ex novia de cinco años. Una decisión que el costó la vida.

La dolida Wallace, al enterarse de que su pareja ya tenía novia decidió hacer un intento más. Se presentó en casa de Mark, hablaron y pasaron la noche juntos.

 “Si no puedo tenerte, nadie más podrá”, le gritó a Mark, quien yacía en la cama semidesnudo, al mismo tiempo que le rociaba ácido sulfúrico en la cara.

La joven ha sido sentenciada por su cruel acto a 12 años de prisión. La víctima  falleció por quemaduras en su cuerpo que tenía (incluyendo el rostro).  Todo fue planificado perfectamente, Wallace había hecho más de 80 búsquedas hasta que logró adquirir la botella de ácido en Amazon.

La muerte de Mark fue lenta y dolorosa. Salió corriendo del departamento gritando y su visión era casi nula. Un vecino dio un escalofriante testimonio.

El timbre sonó varias veces y supe que algo desesperado estaba pasando, era él (Mark). Parecía como si estuviera cubierto de una especie de lodo, aunque después me di cuenta de que se trataba de su piel derritiéndose”

También la enfermera testificó que cuando el joven vio su rostro desfigurado pidió la muerte aterrado.

Antes de morir, no solo tenía el rostro desfigurado, también quedó paralizado de cuello para abajo y una de sus piernas fue amputada. Mark apenas podía hablar y esto lo hacía con mucha dificultad. Wallace todavía intentó culpar a su ex novio de lo sucedido.

Te recomendamos en video: